Por: Antonio González Vázquez.

 

Hasta hace unos días, Pablo Aurelio Loredo Oyervidez era titular de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, pero al reformarse la Ley de Asistencia Social, le cambiaron el nombre por uno muy largo, tan largo como la serie de acusaciones que se hicieron en contra de de ese funcionario público.

 

Esta es la truculenta historia del Procurador.

Miguel Ángel Romo Pérez, Médico de profesión, deseo exponer y advertir a la ciudadanía potosina de las irregularidades que se ha cometido en mi contra el titular de la Procuraduría de la Defensa de las Niñas, Niños, Adolescentes, la Mujer, la Familia y el Adulto Mayor (PRODEM), Institución que en teoría tiene como mística y función fundamental velar por la seguridad e integridad de las familias, que en la práctica solo se ha ocupado en atentar contra de los derechos de mis menores hijos Miguel Ángel y Montserrat, ambos de apellidos Romo Dávalos, y los míos como ciudadano.

He acudido a las autoridades administrativas (Dif, Prodem, Ministerio Público), así como jurisdiccionales, teniendo como respuesta actos y conductas irregulares, el abuso de poder e influencias del  señor Pablo Aurelio Loredo Oyervidez, Procurador de Prodem, que atentan contra los intereses de mis menores hijos y los míos, interviniendo éste dolosamente para favorecer a Aurora Margarita Dávalos Valdés, en los procedimientos administrativos y jurisdiccionales de divorcio necesario, guarda, custodia, patria potestad, visitas y convivencias de mis menores hijos que se ventilaban en el Juzgado Segundo Familiar de esta Ciudad, y ha sido remitido por excusa infundada e injustificada promovida por la parte contraria, al Juzgado Tercero Familiar, quien también se excusó de conocer del asunto, valiéndose Aurora Margarita Dávalos Valdés y Prodem, de argucias legaloides y actualmente sigue sin resolver el Supremo Tribunal de justicia del Estado, que autoridad jurisdiccional conocerá del asunto, con el apoyo del funcionario antes citado, logrando evadir se aplique la justicia.

El acceso a poder ver y convivir con mis hijos y nuestro patrimonio están en riesgo, el Juez Segundo Familiar, al no atender mi petición de visitas y convivencias de estar con ellos los fines de semana,  decidió conforme a la voluntad de Aurora Margarita Dávalos Valdés, de ver a mi hijo media hora, cada quince días, sin embargo Prodem, por conducto de los abogados de dicha dependencia, recurren la decisión del juzgador, impidiendo a los menores y al compareciente vernos y convivir, además de negar el acceso de mis menores hijos a ser escuchados y tomar en cuenta su opinión, violando el derecho supremo de mis adolescentes hijos, lo que ha sido motivo de juicio constitucional que se encuentra en trámite.

La Prodem, durante meses se negó a proporcionar entre otras peticiones expedir constancia del desarrollo de las visitas y convivencias de mis menores hijos y el compareciente en esa dependencia, vino a rendir frutos gracias a la presentación de mi demanda de amparo, se destaca que mis menores hijos desean estar con su padre, como lo expresaron, sin embargo, siguen habiendo obstáculos “legales” promovidos por Pablo Aurelio Loredo Oyervidez, para que esto no se dé, a pesar de Prodem supuestamente dejó de llevar el juicio a favor de la señora Dávalos Valdés, para no dañar el interés supremo de los menores de edad.

Es importante destacar que el juez Segundo Familiar, ordenó al Titular de la Prodem, desde el mes de septiembre del año pasado, para que en ejercicio de sus funciones, procediera de inmediato a diagnosticar la situación de los derechos de la menor Montserrat Romo Dávalos, ante la restricción o vulneración de los mismos, que incluyera acordar y coordinar con las instituciones que correspondieran el cumplimiento del plan que evitara la restitución de derechos hasta cerciorarse de que todos los derechos de mi menor hija Monserrat, se encontraran garantizados, sin embargo, el Lic. Pablo Aurelio Loredo Oyervidez y sus colaboradores, han hecho oídos sordos a la orden del juez familiar, en perjuicio de mis menores hijos y en especial de Montserrat.  

 

Seguiré luchando para ver realizada la petición y voluntad de mis hijos de que convivan y estén juntos, alzo la voz para que la ciudadanía sepa que dicho funcionario no actúa conforme a sus funciones y exijo a nuestros gobernantes no permitan actos de corrupción que atentan contra las instituciones, mi familia y la población en general y exijo la destitución de Pablo Aurelio Loredo Oyervidez, por incapaz y negligente al frente de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños, Adolescentes, la Mujer, la Familia y el Adulto Mayor.

El manifiesto en contra del funcionario fue enviado por la parte denunciante a todos los medios de comunicación de la capital.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here