Jaime Nava

Con Alejandro Ricardo Femat Flores como su director, el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT) asignó 21 millones 886 mil 989 pesos en siete contratos adjudicados directamente a las empresas: Karnakprojekt SA de CV y Alfa Centauri Soluciones en Software y Tecnologías de la Información SA de CV; la primera, nunca fue inscrita ante la Secretaría de Economía ni en el Registro Público de la Propiedad; la segunda, no existe en el domicilio reportado en su página de internet.

Astrolabio Diario Digital detectó las adjudicaciones directas y solicitó al IPICYT, vía transparencia, copia de las facturas pagadas a las dos empresas junto con los expedientes del proceso de adjudicación y las cuentas bancarias utilizadas para cubrir cada uno de los montos. Luego de una larga espera, la institución negó los documentos con el argumento de que “derivado de un convenio de colaboración con Petróleos Mexicanos […] la información es propiedad de PEMEX”.

“NO ES ALFA CENTAURI, ES UN NEGOCIO DE CARNITAS”

De acuerdo con el acta constitutiva, Alfa Centauri Soluciones en Software y Tecnologías de la Información SA de CV fue creada a finales de 2015 en Querétaro por Juan Armando Contreras Jaime, con domicilio en la calle 5 de febrero número 111 del barrio El Santuario en San Felipe, Guanajuato y Pedro Óscar Acosta Villegas, con residencia en la calle de Areneros de Echeveste número 315 en la colonia Hacienda Echeveste en León, Guanajuato.

En el acta que se puede consultar en el Registro Público de Comercio consta que Juan Armando, socio mayoritario de Alfa Centauri, tenía 20 años de edad al momento de crear la empresa en 2015; misma que, a menos de un año de su creación, facturó casi 20 millones de pesos derivado de cinco contratos que el IPICYT le adjudicó directamente; el primero el 22 de julio del 2016.

Al inicial se le asignó el número 1957/2016 y su objeto consistió en un servicio de “asistencia técnica para la identificación de oportunidades de mejoramiento de producción e integración de información técnica del proyecto ECVP, en el activo de producción” con valor de 6 millones 668 mil 337 pesos y 33 centavos.

Enseguida, el 28 de julio de ese mismo año, el IPICYT volvió a requerir a Alfa Centauri, esta vez para un “servicio de asesoría especializada” con valor de 3 millones 958 mil 592 pesos y 27 centavos, pese a que su vigencia sólo fue de 18 días porque concluyó el 15 de agosto del 2016.

El tercero, con número 2665/2016, se firmó el 28 de septiembre del 2016 por un “servicio de reactivación de pozos cerrados con posibilidades de explotación primera fase” que tuvo un costo de 1 millón 464 mil 604 pesos y 63 centavos.

Un mes después, el 24 de octubre, se adjudicó otro contrato, el 3084/2016, por 2 millones 292 mil 414 pesos y 60 centavos a cambio de apoyar la segunda fase de “procesos de documentación técnica y administrativa de las iniciativas de excelencia en la creación de valor en la producción”.

Con el número 3589/2016 se registró el quinto y último contrato cuyo precio fue de 4 millones 937 mil 765 pesos y 63 centavos para la “tercera fase de apoyo en los procesos de documentación técnica y administrativa”.

En su página de internet, http://www.centauri.com.mx/, Alfa Centauri se ostenta como una empresa dedicada al desarrollo de software, implementación de soluciones de almacenamiento virtual; a la minería, administración y mantenimiento de bases de datos; así como a la recuperación, respaldo y prevención de robo de información, principalmente.

En el apartado de “contacto” de su página de internet se lee: “estamos a sus órdenes en: San Diego de los Padres No. 814, Col. Vista Alegre, Querétaro, Qro. C.P. 76090”. Astrolabio Diario Digital se trasladó al lugar con la intención de realizar una entrevista al personal, directivos o dueños de la empresa, sin embargo, en la dirección señalada no se encuentra la millonaria Alfa Centauri sino un negocio de comida de nombre: “Ricas carnitas Cuellar”.

Al llegar al negocio se les preguntó a las personas que ahí se encontraban si conocían la ubicación de la empresa llamada Alfa Centauri:

-No, aquí no hay nada que sea como empresa, ¿qué dirección le dieron?

– San Diego de los Padres No. 814, Col. Vista Alegre, C.P. 76090

– ¿Cómo dice que se llama la empresa?

– Alfa Centauri Soluciones en Software y Tecnologías de la Información

-No, aquí no es Alfa Centauri.

– ¿Tienen mucho vendiendo carnitas aquí?

-Sí, y antes aquí era un salón de fiestas. Allá más adelante hay lo más parecido a una empresa en la zona, indicó una de las personas

No obstante, luego de recorrer toda la calle, Astrolabio Diario Digital pudo confirmar que no existe ninguna empresa con el nombre de Alfa Centauri y que únicamente se encuentra un negocio dedicado a la venta de contactores eléctricos de nombre: Control Electrico De Queretaro, S.A. De C.V.

EL EXTRAÑO CASO DE KARNAKPROJEKT SA DE CV

También en 2016, el IPICYT adjudicó dos contratos a una empresa que a pesar de que su nombre cuenta con la leyenda: “Sociedad Anónima de Capital Variable”, ni siquiera cuenta con inscripción ante la Secretaría de Economía ni ante el Registro Público del Comercio.

Bajo el concepto: “consultoría ambiental y consultoría en procesos de negocios”, el 19 de julio del 2016, le fue asignado en forma directa el contrato 1950/2016 a Karnakprojekt SA de CV con valor de 593 mil 275 pesos. El segundo, con número 2858/2016, le fue adjudicado a principios de octubre de ese mismo año por el mismo concepto; aunque, esta vez, su monto casi se cuadruplicó: 1 millón 972 mil pesos.

Karnakprojekt SA de CV cuenta con una página de internet que no terminaron de crear. En la dirección http://karnakprojekt.com.mx/ se puede constatar que sólo se agregó una imagen con el logo de la empresa, una publicación con fecha 10 de mayo del 2016 que dice: “Hello wordl!” y una dirección: “París 1900 Ext 12 Int 101, Col. Olímpica C.P. 04710, México, DF.”

DOS COINCIDENCIAS ENTRE AMBAS EMPRESAS

De acuerdo con el Portal de Obligaciones de Transparencia, en donde se pueden consultar los montos, fechas y nombres de las empresas contratadas por cualquier área, dependencia, organismo o institución que pertenezca o reciba recursos del gobierno federal, el IPICYT es la única institución del país que ha contratado los servicios de Karnakprojekt SA de CV y Alfa Centauri Soluciones en Software y Tecnologías de la Información SA de CV.

Otro hecho que llama la atención es que ambas empresas utilizaron la misma plataforma para adquirir los dominios de las páginas de internet vinculadas a ellas. Los dos sitios de internet fueron comprados a través de https://www.suempresa.com/ que es un servicio dedicada a la creación de páginas web.

Comments

comments