Los reporterillos de Astrolabio Diario Digital echamos un vistazo al pasado y en esta sección le presentamos uno de nuestros hallazgos:

El agua potable siempre va a escasear, lo que siempre va a sobrar es que ese problema se mezcle con una politiquería que poco ayuda a resolverlo por no dejar ver su dimensión real. La pieza es del diario Pulso del 6 de mayo de 1990:

Exageran sobre la escasez de agua: Nava

Después de asegurar que la escasez de agua potable en el municipio de la capital no es tan alarmante como se afirma, el doctor Salvador Nava Martínez consideró ayer que tal aseveración puede ser promovida por el Partido Revolucionario Institucional con fines políticos.

El fundador y líder moral del Frente Cívico Potosino precisó que el problema del agua no es privativo de San Luis Potosí, al tiempo que negó que el Ayuntamiento de la capital esté racionando el vital líquido con fines políticos, como se ha dicho.

Nava agregó que ha platicado con ciudadanos de distintos sectores de la ciudad y, según afirmó, le han manifestado que cuentan con agua suficiente para satisfacer sus necesidades cotidianas.

Sin embargo, reconoció que el Ayuntamiento ha decidido disminuir el caudal en ciertas zonas, durante algunas horas del día, lo que no significa que la población esté prácticamente sin agua.

Por tal motivo, afirmó que el Ayuntamiento –encabezado por Guillermo Pizzuto Zamanillo– está cumpliendo cabalmente con el servicio de agua potable.

Por otro lado, Nava Martínez alabó la decisión del diputado Mario Leal Campos de llevar al seno del Congreso de la Unión una solicitud para que una comisión de legisladores investigue la aprobación de la cuenta pública del Gobierno del Estado, que fue aprobada a pesar de que físicamente no se han construido las obras proyectadas para 1989.

De igual modo, dijo que el pueblo potosino y los partidos políticos decidirán qué acciones deberán tomar para que se aclare el asunto, una vez que el Ejecutivo aclare el destino que se dio a los recursos programados para la obra del año pasado.