Por Victoriano Martínez

El Parque Tangamanga I tiene nuevo director: Enrique Alfonso Obregón.

Ya cuenta con una relación de asuntos pendientes, que anuncia que va a revisar, entre ellos el caso de las puertas particulares que tienen los vecinos del Parque.

Un asunto pendiente desde hace 36 años.

Un asunto pendiente que hace 36 años comenzó por ser una aparentemente inofensiva tolerancia a las familias que habitan las casas vecinas para que contaran con una salida directa al parque, cual portal que los llevara al mundo de Narnia.

Pronto, las viviendas vecinas al área por la que atraviesa un canal de contención para la precipitación pluvial, restringida por el riesgo que representa, también tuvieron sus toleradas puertas.

Más adelante, llegó la construcción de un gran edificio de departamentos con vista al parque… y también puerta de acceso.

Aunque se instalaron grandes centros comerciales junto al parque, fue hasta la llegada de la Plaza Citadela cuando la tolerancia a las puertas privadas hacia el Parque alcanzó otro nivel: el del lucro.

Leopoldo Stevens Amaro, titular de SEDUVOP y presidente del Consejo de Administración del Parque del Tangamanga, dijo que hay una solicitud de permiso para una puerta de emergencia para las construcciones comerciales aledañas (Plaza Citadella, Hotel Hampton Inn, Oficce Max, Walmart), que no podrían ser utilizadas con fines de lucro, pues de lo contrario se clausuraría.

En la promoción del acceso al parque “con huella digital” por parte de Le Parc Gym, según lo dicho por Stevens Amaro, estaría ya la causal para clausurar una de las más de 100 puertas existentes.

Algunos usuarios no privilegiados del Parque manifiestan inconformidad por lo que consideran un privilegio, pero también cierta desconfianza por la inseguridad que puede representar esas vías de acceso no controladas por la autoridad en un espacio público.

“Es un parque de todos los potosinos, que en ese sentido debemos de garantizar la seguridad y que el acceso se dé por las entradas que se tienen oficialmente”, dijo quien anuncia la revisión de esos asuntos pendientes.

“Se le dará la mejor solución que le convenga al Parque Tangamanga, porque recordemos que es un espacio de convivencia para todos los potosinos y, en ese sentido, se le dará la mejor solución”, agregó Enrique Alfonso Obregón.

Durante 36 años se ha dejado avanzar un aprovechamiento con cada vez más beneficios para los particulares, hasta llegar al uso lucrativo.

El nuevo director del Parque Tangamanga I tiene la oportunidad, como la tuvieron sus antecesores pero fueron omisos, de frenar esa tendencia de aprovechamiento privado y resolver un asunto 36 años pendiente.