El Catalejo es el resultado de las mentes desorientadas de los reporterillos de Astrolabio Diario Digital.

El 1 de octubre de 2015, Ricardo Gallardo Juárez protestó como alcalde de San Luis Potosí, pero comenzó a trabajar como candidato para la reelección. Este viernes, después de 904 días de campaña proselitista con el erario municipal basada en el reparto de despensas, agua purificada, paquetes escolares, cobijas, regalos por el día del niño y Navidad, apoyo a madres solteras y adultos mayores, tortillas baratas y demás dádivas acompañadas de una constante promoción personal en medios de comunicación patrocinados con recursos públicos, se presentó ante el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (CEEPAC) para solicitar la formalización de su larga actividad como candidato con el presupuesto municipal. El propio CEEPAC acreditó la promoción personalizada en su sesión del pasado 16 de marzo con pruebas documentales del desvío de recursos públicos para sus fines proselitistas. El organismo electoral demostró la violación al artículo 134 de la Constitución federal y al 135 de la Constitución local, pero se declaró incompetente para sancionar por una disposición legal que no le permite actuar más allá del periodo electoral que, para el caso, comenzó el pasado mes de septiembre y concluirá el 1 de julio. Las violaciones constitucionales comprobadas por el CEEPAC ocurrieron durante 2016, y aunque las faltas continuaron de manera constante, la exhaustividad de la investigación del organismo electoral no le alcanzó para percatarse de lo que pública y cínicamente se mantuvo como una constante. Con 904 días como alcalde-candidato, Gallardo Juárez, frente a las propias instalaciones del CEEPAC dijo: “No voy a caer en la provocación de un debate, eso es de propuestas y yo no tengo por qué hacer propuestas porque la gente me conoce”. ¿Cumplirán los consejeros electorales con la obligación que les marca el artículo 43, fracción III, inciso l (ele) de la Ley Electoral o considerarán que la ley les ordena promover provocaciones según lo que les fue a advertir Gallardo Juárez a las puertas de su sede? Por supuesto que la gente conoce a Gallardo Juárez. No en balde ha tenido 904 días de campaña con el erario municipal y está en condiciones de amenazar con que sus dádivas se terminarán si no le manifiestan su apoyo, para lo que no se escatima en el acarreo en camiones como el que se vio el viernes. Llegó el momento en el que los beneficiarios de las dádivas repartidas durante 904 días tendrán que corresponderle al alcalde-candidato, durante 60 días, con manifestaciones de apoyo que tendrán que concluir con su voto el 1 de julio a favor de que los sigan humillando con supuestos beneficios, mientras obligan a todos a vivir en la inseguridad, a no contar con servicios públicos eficientes, a estar en los primeros lugares en corrupción, a ver cómo desvían más de 440 millones de pesos sólo en 2016 (como dictaminó la Auditoría Superior de la Federación) y a ver cómo se enriquecen de forma desproporcionada y con total impunidad. Este viernes, Gallardo Juárez dio un adelanto de lo que se puede esperar de la gallardía durante los 60 días de campaña.

Bajo amenaza acarrean a potosinos al registro de Ricardo Gallardo Juárez

Gallardía familiar; tío político de hijo de Gallardo es el alcalde interino

La parentela

Gallardo Juárez se dedicó a hacer clientelismo electoral: Regidora

Acarreados con gallardía acompañarán registro de alcalde para la reelección

Convocan a sesión de cabildo para aprobar licencia de Gallardo Juárez

Confirma CEEPAC que Gallardo violó la Constitución con su promoción personal con dinero público

Uso de recursos públicos municipales en favor de figura de Gallardo anularía su eventual reelección

De la Granja al Pedregal: el multimillonario negocio de la política con gallardía

 

Comments

comments