Por Antonio González Vázquez

Si habláramos de béisbol diríamos que es una paliza, si se tratara de futbol diríamos que es una goleada y si fuera basquetbol, diríamos que es una canastiza. Pero como estamos hablando de seguridad pública, diríamos que los delincuentes le están dando una madriza a la policía.

El miércoles, la Procuraduría General de Justicia dio a conocer sus principales logros durante la primera semana y con ello, dejo en evidencia que en efecto, los criminales superaron diez contra uno a la Policía.

En efecto, es una paliza, es como si en una pelea de box, el campeón se enfrenta a un bulto y lo aporrea hasta el cansancio.

Disculpe el lector el tono con que esta caja aborda el delicadísimo tema de la inseguridad y la impunidad, pero los resultados de las autoridades son tan magros que es para dar risa.

La Procuraduría reportó que en la semana del primero al ocho de agosto,  fueron detenidos  “a través de elementos ministeriales fueron cumplimentadas once órdenes de aprehensión, por delitos de alto impacto como secuestro, homicidio, violación, robo y otras más por ilícitos menores como lesiones, despojo, abuso de confianza”.

De los once presuntos delincuentes detenidos, únicamente uno enfrentaba cargo por homicidio.

“Por homicidio calificado fue detenido un hombre que en el año 2013 presuntamente participó en la muerte de un hombre, luego de que se suscitó una riña en el interior de un antro ubicado en la avenida Gálvez de la capital potosina y al continuar la agresión al exterior, la víctima recibió golpes en distintas partes del cuerpo que le provocaron su muerte”, informó al PGJE.

En esa semana en la que solo hubo una detención por homicidio, en la entidad se cometieron doce asesinatos. Es decir que el score de la primera semana fue delincuentes 12, la policía, 1.

La vapuleada criminal a las autoridades policíacas alcanzó incluso el grado de humillación, pues uno de esos doce crímenes se cometió frente a las oficinas de la Policía Ministerial el pasado día dos de agosto.

En una semana doce homicidios y solo un detenido por ese tipo de delito; la impunidad campea y la prevención del delito es inexistente, mientras que la procuración de justicia no deja de ser una ilusión.

Parece una burla, pero no lo es. Esto dijo la PGJE: “Una de las acciones primordiales es resolver las investigaciones que se han mantenido en el rezago y por supuesto actuar de inmediato en las denuncias actuales, a fin de que no exista impunidad en ningún delito”.

Vaya, genial la impostura.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here