Por Antonio González Vázquez

Mañana es viernes diez de noviembre. La fecha no significaría nada para nadie, salvo el hecho de que se cumplirán CIENTO CINCUENTA días desde haber sido exhibida la Ecuación Corrupta.

Este viernes diez sumarán ya CIENTO CINCUENTA días de IMPUNIDAD, lo cual no parece ser novedad dado que el porcentaje de impunidad en San Luis Potosí es de 98.6 por ciento.

Sorpresa sería que algo se hubiera hecho ya contra los involucrados en la Ecuación Corrupta, pero como es sabido que aquí no se procura justicia, tal vez sea necesario esperar por años o quizá, hasta dejar el asunto en el olvido.

Solo a guisa de ejemplo. La Procuraduría General de Justicia en Transición a Fiscalía General informó ayer que en las últimas dos semanas fueron detenidos los presuntos autores de cinco homicidios, pero da el caso que esa misma institución reportó en esas mismas dos semanas 20 homicidios.

O sea, matan, asesinan o ejecutan a 20 y solo están en proceso cinco presuntos criminales;  solo en  dos semanas, 15 homicidios en la impunidad.

Entonces que en CIENTO CINCUENTA días no exista ningún detenido por la Ecuación Corrupta no es otra cosa que lo normal, es decir, la impunidad es una norma y no una excepción en el Estado.

El domingo serán ya cinco meses completos desde que Enrique Flores provocara tanto asombro como indignación con lo que desde entonces se conoce como Ecuación Corrupta.

Aquel doce de junio, tras la publicación del video escándalo, se vaticinaba la caída a una profunda crisis en el Poder Legislativo y en la Auditoría Superior del Estado, se llegó a pensar que habría quienes irían a la cárcel, que vendrían de inmediato procedimientos de desafuero, que diputados y alcaldes caerían unos tras otros, que los funcionarios corruptos de la Auditoría Superior del Estado serían presentados en horas ante algún juez.

Este viernes habrán corrido CIENTO CINCUENTA días y no solo no ocurrió nada de eso sino que incluso, el sistema de complicidades instaurado en San Luis Potosí sigue tan inamovible como siempre.

Algunos como el cínico de Manuel Barrera Guillén, ha llegado al grado de presentar demandas judiciales contra periodistas y medios de comunicación porque le han publicado sus tropelías y excesos en perjuicio de los recursos públicos.

Hay que ser ingenuos en extremo (aunque no al grado en que el secretario de Finanzas se refirió a la ingenuidad del gobernador) para creerse el cuento de que “no habrá impunidad”.

CIENTO CINCUENTA días después a partir de este viernes, alientan un pesimismo absoluto, pero justificado en el sentido de que no pasará nada.

Con el sistema de complicidades que hermana a la clase política potosina dentro y fuera del poder ¿es posible pensar que para antes de la navidad los cuatro diputados de la Ecuación Corrupta estarán en la cárcel?

Definitivamente eso solo podría ocurrir el 28 de diciembre como una broma en el Día de los Santos Inocentes cuando, a manera de guasa, los medios difundan noticias falsas desde un enfoque increíble e inaudito.

El viernes es la efeméride de los CIENTO CINCUENTA días de la Ecuación Corrupta y por supuesto nadie da un centavo por la procuración y administración de Justicia en un San Luis donde lo único que prospera es la criminalidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here