Por Antonio González Vázquez

Hoy se cumplen 25 años de la muerte del doctor Salvador Nava Martínez, un ciudadano ejemplar que dio su vida por los potosinos; las causas de la gente fueron también sus causas y por eso, desde hace un cuarto de siglo se le extraña, se le echa de menos como cuando se siente la ausencia de un hombre bueno.

En estos momentos tan convulsos para México y para San Luis Potosí, es posible hacer memoria y recordar que el Doctor Nava sabía que solo en la democracia basada en la participación del pueblo, sería posible resolver todos los problemas, incluso los más graves derivados de la corrupción, el autoritarismo y la desigualdad social.

Hace 25 años que murió Nava y desde entonces, San Luis Potosí ha sido gobernado por una clase política corrompida y alejada de la gente. La dictadura de los partidos políticos ha frustrado la esperanza de cambio y  ha adormecido los ímpetus de una sociedad antes despierta y combativa y ahora pasiva e indiferente.

Nava estaría en estos momentos denunciando la entrega de botellones de agua, despensas y tortillas por parte de una autoridad municipal que compra lealtades con los recursos públicos.

El Doctor no permitiría ese grado de manipulación y uso de la gente y sus necesidades, ni toleraría el espectáculo de circo en una ciudad que reclama solución a sus problemas y solo encuentra respuestas demagógicas.

El Doctor Nava no permitiría un robo como el del alumbrado público y Panavi, simplemente se opondría a que intereses oscuros atenten contra la ciudad y su gente.

Hoy se cumplen 25 años de la muerte del Doctor, el civilista más importante en la historia de San Luis Potosí y puede ser ocasión para reflexionar acerca del perfil y carácter ético y moral de nuestros gobernantes.

Mientras que en el municipio capitalino se usa a la gente y se regalan planchas o tomates; en palacio de gobierno reina la ineptitud, la ineficiencia y una

negligencia pasmosa; ni se gobierna ni se administra, simplemente pasan los días en lo que los burócratas de primer nivel hacen negocios en tanto llegan las próximas elecciones.

En el Congreso los diputados andan de escándalo en escándalo y se ufanan de ello, les fascina hacer el ridículo y en el Poder Judicial, la justicia en manos de potentados y nuevos caciques de las leyes y los juzgados.

La desigualdad social prevalece, los pobres de hace 25 años siguen siendo los mismos porque en San Luis Potosí el desarrollo y las oportunidades no son para todos, son para los que están cerca del poder.

Son 25 años y es necesario recordar los motivos de Nava, su pensamiento político y es urgente recuperarlo como ejemplo de lo que debe ser un servidor público.

Hoy a las seis de la tarde en la plaza de la Democracia se celebra el acto del 25 aniversario luctuoso del Doctor Nava, es un día para volver a empezar algo en la lucha por el cambio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here