Por Antonio González Vázquez

Hoy a las ocho de la mañana se cumple una semana de que el reportero gráfico, Edgar Daniel Esqueda Castro fue secuestrado por hombres armados  que ingresaron a su casa en la colonia Julián Carrillo de la violentísima e insegura capital potosina.

Se cumple una semana de ese funesto hecho y mañana viernes a la misma hora, se cumplirá una semana de que el foto periodista fuera asesinado de manera brutal.

Hoy se cumple una semana de que la Procuraduría General de Justicia recibió el reporte de la desaparición de Edgar Daniel y mañana viernes, se cumplirá una semana de que el gobernador Juan Carreras López y el Procurador de Justicia, Federico Garza ofrecieran que no habría impunidad.

Una semana de impunidad. Una semana sin respuesta. Todo empezó con el secuestro de Edgar Daniel y nada ha sido aclarado. No hay detenidos y de las investigaciones nadie sabe cómo van.

Desde temprano, el jueves pasado, se dio a conocer el secuestro y desde ese momento, en voz de muchos reporteros, todo apuntaría a que los responsables son un grupo de agentes de la Policía Ministerial.

Ese jueves, la Procuraduría intentó ocultar el caso hasta que al tomar el tema medios de comunicación nacionales, no le quedó otra alternativa que ponerse a trabajar en un caso que se estaba saliendo de control y que representaba un serio riesgo para la imagen de San Luis Potosí.

Como sea, ese jueves no se dio con el paradero de Edgar Daniel y fue hasta el día siguiente cuando fue localizado en el peligrosísimo municipio de Soledad de Graciano Sánchez.

Está pasando una semana y el ofrecimiento del gobernador y del procurador se ha quedado en una mera bravata de quien indignado manotea afirmando que “las investigaciones llegarán hasta sus últimas consecuencias”.

Falso, las investigaciones más bien, no han conducido a nada.

Hace una semana, San Luis Potosí fue expuesto más que nunca en la prensa nacional e incluso, internacional, no como un estado pujante que no conoce el desempleo y que va, dice el gobierno muy bien. En la prensa, San Luis alcanzó notoriedad por el inexplicable crimen de un periodista de apenas 23 años de edad.

Se dijo que llegaría personal altamente calificado de la Procuraduría General de la República y de la Secretaría de Gobernación para atender “de inmediato” el caso, pero eso y la carabina de Ambrosio son lo mismo.

Si la Ecuación Corrupta lleva ya cuatro meses en la impunidad, el caso de Edgar Daniel apunta ya también en esa dirección, en la del olvido, la injusticia y la impunidad.

Si una semana no es suficiente para aclarar el crimen de un periodista, vale la pena preguntar ¿cuánto tiempo más tendremos que esperar?.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here