Por Antonio González Vázquez

Tres meses pasaron ya desde que se desveló de modo escandaloso el caso de la Ecuación de Corrupción. Son tres meses de impunidad o quizá de encubrimiento, especialmente, de carácter político.

Los partidos políticos a los que pertenecen tres del cuarteto de la Ecuación ni siquiera han sido sancionados de manera interna, de lo cual se colige que están de acuerdo con sus actos.

En el caso del Verde Ecologista el caso es peor, pues Manuel Barrera Guillén, flamante engranaje de la mafia de extorsionadores, al ser presidente de su partido, supone que más bien estaría en condiciones de darse un premio a sí mismo.

Son tres meses de las Ecuación y en el Partido Revolucionario Institucional no se le inició proceso sancionador a Oscar Bautista Villegas. En el Partido de la Revolución Democrática tampoco se inicio procedimiento contra José Guadalupe Torres Sánchez.

En Acción Nacional sí iniciaron de inmediato el procedimiento para expulsar a Enrique Flores, pero éste prefirió renunciar a su militancia puesto que estaba cantado que lo echarían con estruendo.

Los partidos son todo un modelo a no seguir en cuanto a actuar con congruencia y principios, primero toman a lo peor de sus filas y los lanzan como candidatos y luego les dejan la rienda suelta para que hagan lo que se les venga en gana sin que ninguna instancia de partido les diga nada.

Para las elecciones del próximo año hay que tener presentes al PRI, PRD y PVEM, pero para votar en su contra. Es necesario que la ciudadanía sancione de manera ejemplar el encubrimiento a sus miembros de formación corrupta y torcida.

Ayer se cumplieron tres meses desde que se exhibió el video de Enrique Flores con Crispín Ordaz y nadie de los involucrados ha sido detenido y mucho menos consignado ante la autoridad judicial.

Solo demagogia, mucha demagogia y simulación en exceso, pero de hechos, nada concreto.

La falta de acción de los partidos para sancionar a sus diputados presuntamente corruptos y la lentitud con la que camina la investigación por parte de la Procuraduría General de Justicia es lamentable.

No hay mucho que se pueda hacer ante eso, salvo el hecho de que el Frente Ciudadano Anticorrupción está por endurecer su postura a fin de exigir resultados a la brevedad en cuanto a sanciones judiciales.

Pero también van a endurecer su actuación contra el más cínico y funesto de la Ecuación, el diputado Manuel Barrera quien con arrogancia y desparpajo ha retado que sí va a dar el informe del legislativo.

Muchos desde distintos sectores le han dicho a Barrera que ya se retire del Congreso, que es una persona no grata a los potosinos, que no tiene vergüenza y que es un corrupto.

Eso parece no interesarle a un diputado que se ha dado el lujo de tener a toda su parentela y amigos en diversas nóminas institucionales. Siempre ha vivido de los recursos públicos porque no sabe hacer otra cosa, lo que supone que está dispuesto a correr cualquier riesgo para proteger su gallinita de los huevos de oro.

La masiva muestra de rechazo a Barrera el día de ayer no es suficiente para doblar a alguien que no tiene respeto por las instituciones y la sociedad. Todo hace indicar que se ha acostumbrado a que al verlo, le llamen rata.

No tiene dignidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here