Eduardo Delgado

El juez Julián Ruiz Contreras, víctima de discriminación y acoso laboral de parte del presidente del Poder Judicial del Estado, Juan Paulo Almazán Cue, pidió permiso para asistir a la conferencia sobre “acoso en el ámbito laboral y penal”, organizada por el Instituto de Investigaciones Judiciales, Promoción y Desarrollo de los Derechos Humanos. No le fue negado, pero no le fue permitido asistir con la argucia de que hubiese cupo, evento al que asistieron “acarreados”, se quejó.

Julián Ruiz presentó hace unos meses queja por “actos de discriminación y acoso laboral” en la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) contra los miembros del Consejo de la Judicatura Diana Isela Soria Hernández, Jesús Javier Delgado Sam, Carlos Alejandro Ponce Rodríguez y Almazán Cue, quien lo preside.

En respuesta a la solicitud del juez de Primera Instancia, para asistir a la ponencia dictada el pasado lunes por la especialista Ángela Quiroga Quiroga, Almazán Cue le hizo saber que “el Pleno” del Consejo de la Judicatura “determinó informarle que previo a acordar su petición deberá verificar…si aún existe espacio para su inscripción en la conferencia que refiere”.

En el Instituto de Investigaciones Judiciales, Promoción y Desarrollo de los Derechos Humanos le reportaron “cupo lleno” al interesado, quien dijo haber obtenido testimonios de que el espacio donde se realizó la ponencia fue “rellenado con invitados” de diversas áreas del Supremo Tribunal de Justicia.

De esa manera, estimó Julián Ruiz, le fue impedida su presencia por el temor de Almazán Cue a su reclamo por la incongruencia de la impartición de una conferencia sobre “actos de discriminación y acoso laboral”, de los que precisamente él ha sido víctima y por lo que interpuso su queja en la CEDH, cuyo presidente, Jorge Andrés López Espinosa, asistió a la ponencia.

“El Poder Judicial de San Luis Potosí se une a los esfuerzos del Estado Mexicano y a las iniciativas internacionales en el combate a la violencia dentro del ámbito laboral”, presumió en el acto Almazán Cue.

Además, según información publicada en medios locales, “sostuvo que desde la presidencia del Supremo Tribunal de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de San Luis Potosí, se mantiene el compromiso de ‘cero tolerancia’ sobre la violencia en los espacios de trabajo, en particular aquella que se ejerce en contra de las mujeres por razones de género”.

En cuyo caso, cabe referir, la empleada con estatus de magistrada Adriana Monter, también interpuso queja en la CEDH contra de Almazán Cue por “acoso y violencia de género”. El ombudsman potosino la desechó con la argucia de que fue restituida en el cargo, resolución que la víctima impugnó.