Antonio González Vázquez

Los cuerpos policíacos de los ayuntamientos de San Luis Potosí y Soledad de Graciano Sánchez parecen ser  escuelas para la formación de delincuentes. Apenas y dejan esas corporaciones y se integran a las filas de los criminales.

Como si formar parte de las policías municipales fuese ni más ni menos que el escalón necesario para integrarse luego a grupos dedicados a matar. De esos cuerpos policíacos, al dejar de ser servidores públicos pasan a convertirse en sicarios.

Hace una semana fueron ejecutados tres agentes de la Policía Ministerial y en un golpe sorpresivo de eficacia, la Ministerial dio con los responsables del crimen.

Da el caso que los responsables del crimen son ex policías de ambos municipios en poder del Gallardismo.

No es el primer caso en que agentes de esas corporaciones cometen delitos de alto impacto.

De hecho tienen una historia negra que data de años atrás, por ejemplo, en mayo del 2104 tres elementos en activo de la Policía de Soledad fueron detenidos por la Marina y Ministeriales por la ejecución de un hombre a quien tras asesinarlo, abandonaron el cuerpo en el bulevar del Río Santiago.

En septiembre del año pasado, dos policías de ese municipio fueron detenidos como parte de los autores de la ejecución de cuatro jóvenes en la colonia General I. Martínez, mientras que en otro caso, se detuvo a otro ex agente por la ejecución de una pareja; la mujer era policía municipal.

Lo significativo es que los alcaldes de ambos municipios nunca han hecho nada para limpiar a sus corporaciones y por el contrario, caen en estado de indignación cuando les detienen a personal suyo, como sucedió cuando el ejército y la Procuraduría intervinieron a la policía de Soledad para hacer efectivas órdenes de aprehensión.

La respuesta de Ricardo Gallardo y Gilberto Hernández fue celebrar un mitin político para insultar al gobernador.

Pues bien, ayer se dio a conocer que dos ex elementos de policía soledense y capitalina a las que tanto defiende la Gallardía, participó en el homicidio de agentes de la Policía Ministerial.

Así lo reportó la Procuraduría General de Justicia.

La Procuraduría General de Justicia de San Luis Potosí (PGJSLP), a través de la Policía Ministerial del Estado (PME) y del trabajo de la Unidad Especializada en Feminicidios y Homicidios, dio cumplimiento a tres órdenes de aprehensión por el delito de homicidio calificado, en contra de dos hombres y una mujer que están presuntamente relacionados en la privación de la vida de tres agentes investigadores.

Los detenidos y la detenida responden a los nombres de José Manuel, Omar Lino e Isabel Berenice. Los dos primeros se desempeñaron como policías municipales en años pasados, de Soledad de Graciano Sánchez y la capital potosina, respectivamente.

Estas personas son investigadas por su probable participación en otros hechos delictivos de alto impacto ocurridos recientemente en la zona metropolitana.

Los mandamientos judiciales cumplimentados responden a los hechos ocurridos la tarde del pasado 8 de febrero de 2018, en la avenida Damián Carmona y calle Juan del Jarro del Barrio de Santiago, donde tres policías ministeriales que se desplazaban en un vehículo oficial, fueron sorprendidos por sujetos armados que abrieron fuego en su contra, ocasionándoles lesiones de gravedad que les causaron la muerte.

Derivado de labores de inteligencia y pruebas científicas se logró establecer la probable participación de los señalados en ese homicidio.

Se revisaron cámaras de seguridad del lugar de los hechos, se obtuvo información de testigos y se encontraron otros indicios que hicieron posible solicitar al Juez de Control las respectivas órdenes de aprehensión, mismas que fueron otorgadas y cumplimentadas a los dos hombres y la mujer.

Las tres personas detenidas fueron puestas a disposición de la autoridad judicial que las solicita, quedando recluidas en el centro de reinserción social de La Pila, en tanto continúa su proceso legal respectivo.

Comments

comments