Los reporterillos de Astrolabio Diario Digital echamos un vistazo al pasado y en esta sección le presentamos uno de nuestros hallazgos:

No es novedad que las cuentas públicas sólo sean cuentas de los funcionarios públicos, pero no de acceso al público… hasta donde esos funcionarios logren impedir el acceso. Así lo refleja esta nota de la entonces Contaduría de Glosa, que pasó a ser Contaduría Mayor de Hacienda y hoy Auditoría Superior del Estado. Es el periódico Pulso del 12 de agosto de 1989:

Evade el Contador de Glosa opinar sobre estado de cuentas públicas

Tras negarse a informar si se han detectado irregularidades en las cuentas públicas de Ciudad Valles y San Martín Chalchicuautla, el contador de Glosa del Congreso del Estado, Felipe de Jesús Contreras, estimó factible que antes de iniciar el próximo periodo ordinario de sesiones, la LII Legislatura apruebe o rechace las cuentas de ambos municipios en un periodo extraordinario.

Contreras García dijo que una vez que dictamine las cuentas, la Comisión de Vigilancia dará a conocer los resultados de las auditorías a los ayuntamientos de Valles y San Martín, relativas al ejercicio fiscal 1988.

Informó que el trabajo de campo referente a las auditorías ha concluido, pero aún falta revisar toda la documentación correspondiente para luego elaborar el informe de la Contaduría y enviarlo a la Comisión de Vigilancia para que ésta a su vez emita el dictamen de las cuentas.

Consideró factible que en 2 o 3 semanas pueda realizarse un periodo extraordinario de sesiones durante la diputación permanente, a efecto de que la Legislatura en pleno apruebe o rechace antes de iniciar –el 15 de septiembre– el periodo ordinario, los dictámenes de la Comisión de Vigilancia sobre las cuentas de Valles y San Martín Chalchicuautla.