Los reporterillos de Astrolabio Diario Digital echamos un vistazo al pasado y en esta sección le presentamos uno de nuestros hallazgos:

Conducir una bicicleta requiere todas las precauciones de tener a cargo un vehículo. Hace 62 años el riesgo estaba en manejar en estado de ebriedad. Hoy se han acumulado otras distracciones, como los celulares. Los resultados pueden ser descritos como en esta nota de El Heraldo del 8 de julio de 1957:

Ciclista ebrio se estrelló con pesado camión

Con la lesión corto-contundente en la región frontal resultó el ciclista Margarito García Mares, con domicilio en la Avenida Reforma número 334, quien tripulando su biciclo en estado de ebriedad fue a estrellarse contra un camión del Servicio de Inspección de Limpia.

El accidente se registró a las 10.25 horas de ayer, cuando el tripulante del camión que transitaba por el lado poniente de la Alameda Juan Sarabia, viró hacia su derecha. El ciclista, que venía detrás sin guardar la distancia reglamentaria fue a estrellarse contra la parte media de la carrocería, y luego cayó al suelo, causándole aquí la lesión que presentaba.

Margarito García fue recogido por una ambulancia de la Cruz Roja, y trasladado rápidamente al Puesto de Socorros de la institución, donde se le practicaron las curaciones que el caso requería. Posteriormente pasó a restablecerse a su domicilio por considerar que la herida no era de cuidado.

El responsable del accidente fue el propio lesionado.