Beatriz Eugenia Benavente Rodríguez / Foto de Leticia Vaca

Antonio González Vázquez

Mientras que la violencia en todas sus formas hace estragos entre las mujeres, el gobernador y sus diputados no se ponen de acuerdo para mejorar las cosas al menos en lo tocante a las leyes.

Beatriz Eugenia Benavente Rodríguez, diputada del Partido Revolucionario Institucional presenta una iniciativa de ley que abrogue la vigente Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y el gobernador Juan Manuel Carreras presenta una iniciativa para armonizar la actual con la legislación federal.

En la Gaceta Parlamentaria correspondiente a la sesión ordinaria de este jueves, se dará entrada a ambas iniciativas, una que busca sustituir la actual y otra que propone mejorarla.

El ejecutivo utiliza tres cuartillas a manera de justificación de motivos para respaldar su iniciativa, en tanto que la diputada, en cuatro párrafos y catorce líneas, justifica la abrogación de la ley.

Y Benavente Rodríguez lo hace con tan mala fortuna que en la primera línea de su exposición de motivos hace referencia a la “Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida de Violencia”, cuando debería ser Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia”.

En descargo de eso, la diputada del PRI es contundente al expresar que dicha ley no funciona: “Del estudio de la legislación actual se advierte que no es eficiente respecto a los procedimientos de protección y las sanciones a efecto de garantizar el pleno ejercicio de los derechos de las mujeres en un entorno libre de violencia”.

La nueva ley que propone la diputada contiene diez títulos y 63 artículos y plantea que contiene la armonización a la Ley Federal.

En su iniciativa, el mandatario estatal ofrece datos que revelan la situación de violencia hacia las mujeres en el estado.

El 66.1 por ciento de las mujeres han enfrentado al menos una situación de violencia en su vida; el 39.2 por ciento de las mujeres han sufrido violencia de pareja durante su actual o última relación; 3 de cada 10 adolescentes denuncian que sufren violencia en el noviazgo; nueve de cada diez mexicanas; de entre 12 y 19 años de edad, han sido agredidas durante esa etapa.

Pero también, en San Luis Potosí, 21.2 por ciento de niñas, adolescentes y mujeres han sufrido violencia escolar, mientras que en el ámbito laboral, 22 de cada 100 mujeres han experimentado algún acto violento en sus lugares de trabajo.

Con su iniciativa, señala el gobernador, “se afinan criterios tendentes a fortalecerla coordinación interinstitucional entre autoridades estatales y municipales para el logro de los objetivos de la Ley, y se propone la inclusión de un título que refiera a las responsabilidades y sanciones por el incumplimiento de la misma”.

Ambas iniciativas serán turnadas a comisiones en la sesión de éste jueves y será en éstas donde se defina si cambian toda la ley como propone la diputada Benavente o bien, si solo se hacen reformas y adiciones.

La Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia es de septiembre de 2016 y fue reformada en abril de 2018.

Legisladoras desconocen iniciativa que promueven