El Catalejo es el resultado de las mentes desorientadas de los reporterillos de Astrolabio Diario Digital.

La imputación, en Derecho procesal penal, es el acto mediante el cual se acusa formalmente a una persona de un delito concreto frente a un juez. Eso era lo que se esperaba el pasado jueves en el Centro de Justicia Penal Federal, incluso por parte de cuatro abogados de Ricardo Gallardo Cardona que acudieron a la audiencia programada para las 11:00 horas de ese día. Ahí se iba a saber de qué delitos federales se acusa al flamante candidato a senador por la alianza PAN-PRD-PMC, pero a la mera hora, la audiencia se suspendió. En las listas de acuerdos no se notificó la suspensión, y ésta tampoco se dio al inicio de la misma en atención a una petición de alguna de las partes. Oficialmente no hubo explicación. Simplemente Gallardo Cardona no acudió. “No se presentó el imputado”, explicó uno de los policías de la puerta del Centro a uno de los asistentes. Una imputación se enfrenta con la dignidad de quien se sabe inocente, o se evade para ganar tiempo, en la búsqueda de alguna forma de protección. La sabiduría popular tiene dichos para cada caso. El que nada debe nada teme, en el primero; el miedo no anda en burro, en el segundo. De hecho, hasta para la forzada y plañidera defensa de la gallardía frente al Palacio de Gobierno –con más toque de berrinche y desquite anunciado que otra cosa– a la misma hora que se evitaba que se conocieran las imputaciones, también hay un dicho: porqué tanto brinco, estando el suelo tan parejo.

Presunto imputado

Difieren audiencia penal contra Ricardo Gallardo Cardona porque no se presentó

Protestan en defensa de la Gallardía

 

Comments

comments