En indefensión y con “mala imagen ante la sociedad” dejó gobierno federal a estancias infantiles

En indefensión y con “mala imagen ante la sociedad” dejó gobierno federal a estancias infantiles

Angélica Campillo

Olga Segura, vocera de las estancias infantiles del estado de San Luis Potosí manifestó que el retiro del subsidio por parte de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), ahora Secretaría del Bienestar, deja en la indefensión a estos centros educativos, además de haberles dado una mala imagen ante la sociedad.

La profesora declaró que en ningún momento recibieron alguna notificación por parte de la Secretaría del Bienestar para informarles que se les cancelaría el subsidio a las estancias infantiles. En ese sentido, explicó que cada año fiscal firmaban un convenio con la antigua Sedesol, el cual terminaba el 31 de diciembre, y comenzaba a más tardar el 7 de enero del siguiente año para continuar trabajando de manera normal; mientras que la edad máxima que debería tener cada niño para ser beneficiario del programa era hasta los 4 años.

La profesora recordó que a inicios de enero del presente año la Secretaría no les expidió el convenio para operar, por lo que optaron por comunicarse con los supervisores administrativos de la Sedesol, pero no obtuvieron respuesta. Externó que la situación fue general en toda la República, y a través de los medios de comunicación se enteraron que el 5 de febrero las responsables de las estancias infantiles llevaron a cabo una manifestación en el Zócalo de la Ciudad de México, y fue hasta después de ello que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que este programa desaparecería y el apoyo económico se les iba a otorgar directamente a las madres de familia, el cual sería de mil 600 pesos por bimestre, esto, bajo el argumento de haber encontrado corrupción entre las personas que operaban estos centros educativos. Declaró que no conformes con haberles quitado el subsidio, afectaron la imagen de estos centros educativos al decir que había corrupción y que las encargadas no eran gente capacitada.

Asimismo, dio a conocer que Clara Torres Armendáriz, quien fue nombrada por el presidente de la República como directora del programa de estancias infantiles, decidió renunciar al cargo luego que se anunciara la desaparición de este apoyo. Sin embargo, en una visita que tuvo al estado potosino les comentó que cuando les llegó el reporte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en cuanto al programa, de las 9 mil 500 estancias que hay en toda la República, sólo arrojó que en un 1.8 por ciento de ellas, es decir en alrededor de 300, había inconsistencias en algunos aspectos, más no irregularidades. Añadió que éstas tenían que ver con las técnicas que debían seguir las encargadas para el cuidado de los niños y otras se referían al mantenimiento de los inmuebles en cuanto a  la pintura, “pero una red de corrupción en las estancias infantiles no era. A lo mejor en los altos puestos se pudo dar porque lo hay en todas las instituciones, pero la gente que estamos abajo no logramos ver esas situaciones porque trabajamos y vivimos al día como cualquier otro ciudadano”.

Las estancias infantiles quedan en la indefensión

Aseveró que esta situación deja en un estado de indefensión a las estancias infantiles porque este nuevo programa no tiene nada que ver con la estructura del anterior, ya que no tendrá restricciones, puesto que a las madres de familia se les otorgará el apoyo pero no están obligadas a utilizarlo en estancias infantiles. Indicó que los niños que tendrán acceso a ese subsidio son los que estuvieron afiliados únicamente hasta el 31 de diciembre del 2018, y sólo 14 municipios, todos de la zona huasteca, podrán adherir a nuevos menores; mientras que a nivel República 16 estados quedaron eliminados de este beneficio.  

La profesora reveló que a los padres de familia les va a llegar el pago retroactivo de los meses en que se les dejó de apoyar, es decir, de enero a la fecha, pero los servidores de la nación le están diciendo que el recurso es suyo, más no de la estancia, y que si desean otorgárselos es su decisión, ya que anteriormente el subsidio de Sedesol para los menores era de 950 pesos, “lo que no sabe es que en enero y en febrero no se les cobró a los papás el servicio total, y que por lo tanto deben pagarlo a la estancia. En enero tratamos de aguantar, en febrero empezamos a pedirles apoyo de despensas, y en marzo empezamos a cobrar el servicio privado al cien por ciento porque de otra manera no podíamos costear los gastos, lo que produjo que varias madres de familia se llevaran a sus hijos”.

Mencionó que con este subsidio se garantizaba la alimentación de los menores, el recurso humano, la educación inicial, la estimulación, inmuebles seguros, pero ahora todo eso se está dejando de lado, “tanto papás como nosotros fuimos agredidos y utilizados en esta situación, y estamos siendo afectados”. Declaró que los niños estaban siendo supervisados por el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), y por la Sedesol constantemente, pero ahora dichas inspecciones están eliminadas al haber desaparecido el programa, por lo que el gobierno federal no tiene seguridad de que estos centros educativos operen de manera legal.

Señaló que los niños cuentan con un seguro contra accidentes y de daños a terceros que subsidiaba el gobierno federal, el cual era obligatorio para todos, pero se va a empezar a vencer en los meses de julio y agosto y no habrá recursos para renovarlos. Recalcó que aunado a ello tienen que cubrir el costo de los permisos municipales anuales como: ecología, protección civil, bomberos, comercio, desarrollo urbano, “ahorita todo está en regla, pero al vencerse vamos a entrar en dificultades porque ya no tenemos recursos”.

Dijo que en la actualidad están tratando de dar prioridad a la alimentación de los menores, además del recurso humano, que son las maestras que cuidan y atienden a los niños, “pero si no hay una luz de esperanza en esta situación vamos a venir cayendo en la irregularidad”.

Se estima que 30 guarderías cerraron a nivel estado

Refirió que al 31 de diciembre del 2018 había 207 estancias infantiles operando en el estado de San Luis Potosí, pero luego del retiro del subsidio se estima que han cerrado alrededor de 30, sin embargo, están en riesgo de cerrar todavía más, “hay mamás que tuvieron que salirse de trabajar, hay compañeras que tuvieron que cerrar sus puertas sobre todo en comunidades porque ahí sí se dependía al cien por ciento del apoyo federal, ha sido un golpe muy duro”.

Hay niños que no han sido censados

La profesora expuso que para este nuevo programa, durante 17 días, los servidores de la nación acudieron a los domicilios de cada niño con el fin de censarlos, no obstante, afirmó que cuando menos por cada estancia, 3 niños no fueron censados, “estamos hablando de que de los 6 mil 500 niños que había, 1000 no fueron censados, por lo que no van a tener acceso al apoyo y están justificando que no los encontraban en su domicilio, o rebasaban la edad”

Comentó que las mamás de los niños que no fueron censados han acudido a la Secretaría del Bienestar a exponer su situación, pero únicamente les dicen que esperen, o que a lo mejor a mitad de año vuelven a abrir censos, pero por lo pronto se quedaron sin apoyo.

Solicitaron amparo

Indicó que 102 estancias infantiles de San Luis Potosí optaron por solicitar un amparo ante el Poder Judicial de la Federación, y están por emitirse las resoluciones para obtener o no la suspensión, lo que significaría que el juez estaría dando la razón a que se violaron derechos y ordenaría al gobierno federal bajar las reglas de operación del programa, tal como se venía manejando durante los últimos 12 años.

Reveló que en Chihuahua ya se emitió dicha resolución pero el gobierno ha desacatado la orden del juez, “nos hablan que pueden llegar multas al gobierno federal, y puede haber hasta destitución de la titular de la Secretaría del Bienestar”.

Buscan audiencia con el gobernador del estado

La profesora manifestó que a inicios de año, cuando no se les renovó el convenio, buscaron al Delegado del gobierno federal, Gabino Morales Mendoza, quien les comentó que se encontraban reestructurando el programa, pero cuando en febrero se dio a conocer que éste desaparecería, él se deslindó argumentando que ya no tenía ningún lazo a nivel institucional con las responsables de las estancias.

Apuntó que, luego de ello han tratado de buscar apoyo en Gobierno del Estado, sin embargo cuando han acudido las han recibido, pero no directamente el gobernador Juan Manuel Carreras López o el secretario general Alejandro Leal Tovías, por lo que están tratando de buscar una audiencia con ellos.

En ese contexto refirió que el gobierno de Tamaulipas está apoyando a las estancias infantiles del estado, y en el caso de Chihuahua, las alcaldías son las que están costeando los recursos, mientras que en otras entidades están apoyándolas con insumos o materiales didácticos, “no sé en qué momento piensa (AMLO) que somos amenaza cuando la gente que estamos operando una estancia infantil no hemos hecho más que dedicar 12 años, que es lo que llevaba el programa de operar. Ojalá todavía haya posibilidades de que recapacite”.

Madre de familia lamenta que su hijo no haya sido censado todavía

Nancy Guadalupe Jiménez Flores, madre de familia de un menor de 2 años 6 meses que está inscrito en la estancia infantil “Perlita”, argumentó que tuvo conocimiento que en marzo del presente año, los servidores de la nación comenzaron a acudir a los domicilios a censar a los niños que contaban con el subsidio de Sedesol, pero en su vivienda no se presentaron.

Explicó que pasaron los días y lo comentó con la encargada de la estancia infantil donde asiste su hijo, misma que le sugirió que acudiera directamente a las oficinas de la Secretaría del Bienestar a solicitar información. Añadió que ya van cuatro ocasiones que asiste a la institución pero le dicen que tiene que esperar a que los servidores de la nación se presenten en su domicilio a censar al menor.

Recalcó que necesita el apoyo debido a que es madre soltera y con lo que gana en su trabajo no le alcanza para cubrir las mensualidades completas de la estancia infantil, por lo que teme que la dejen fuera del programa, “la última vez que fui me dijeron que aunque nuestros hijos no hayan sido censados sí vamos a recibir el apoyo, pero no estoy segura”.

Astrolabio realizó un recorrido por algunas estancias infantiles para corroborar su situación actual

Perla María Torres, directora de la estancia infantil “Perlita”, declaró que el retiro del subsidio de Sedesol que ahora les será entregado directamente a los padres de familia, les está afectando porque al no haberlo recibido todavía, quienes no cuentan con los recursos suficientes para cubrir la mensualidad fijada, han optado por sacar a sus hijos de la guardería. Refirió que la Secretaría del Bienestar comenzaría a entregarlo a finales del mes de marzo, pero hasta el 8 de abril, los padres de familia de la capital potosina aún no lo recibían.

Especificó que el subsidio que otorgaba Sedesol era de 950 pesos por niño, mientras que las mamás pagaban 850 pesos por mes; pero con el recorte, y para que los papás no se llevaran a sus hijos, empezó cobrándoles únicamente 900 pesos al mes, más un apoyo de 50 pesos semanales para la alimentación de los menores. Añadió que al siguiente mes subió la cuota a mil 300 pesos, y a partir de abril va a cobrarles  mil 600 pesos.

Apuntó que la capacidad en la estancia infantil es para 38 menores, y desde que se anunció el retiro del subsidio hubo tres que ya no regresaron, aunque los recuperó porque ingresaron niños que no estaban inscritos anteriormente en el programa.  

Comentó que están en el entendido de que el Gobierno Federal les dará el pago retroactivo de los meses de enero, febrero y marzo, por lo que los padres de familia tendrían que acudir a las guarderías a pagar la parte proporcional que no se les cobró durante este periodo, por lo que dijo esperar que las mamás sean honradas y paguen el adeudo; aunque indicó que el subsidio ahora será de mil 600 pesos bimestrales, es decir que bajó a 800 pesos por mes.

Aseveró que abril será un mes decisivo para ver si continúa brindando o no el servicio porque los costos se elevan, y tienen que pagar a las maestras y cubrir otros gastos que sin la aportación de los padres de familia, ya no podría costear.

Enfatizó que una vez que se dio a conocer la cancelación del programa las encargadas de las estancias infantiles no tienen acercamiento con el superdelegado Gabino Morales Mendoza, pues éste les comentó que ya no había ninguna relación institucional con ellas, sino que ahora iba a ser directamente con los padres de familia.  

Brenda Berenice Vega Salazar, responsable de la estancia infantil “Pequeños Enanos”, coincidió con la directora de la guardería “Perlita”, al señalar que con la cancelación del subsidio, los padres de familia empiezan a sacar a sus niños porque no pueden hacer el pago completo de la mensualidad.

Destacó que el subsidio que brindaba Sedesol era de 950 pesos mensuales por cada niño, mientras que los papás debían pagar solo 700 pesos, pero desde febrero tuvieron que aumentar a mil 100 pesos la mensualidad, y además les están solicitando que apoyen con alimentos.

Subrayó que tenía 27 menores inscritos, pero luego del recorte del subsidio 2 de ellos ya no regresaron porque sus papás no podían pagar los mil 100 pesos al mes, sin embargo, de no llegarles este recurso, las estancias infantiles corren el riesgo de que más niños se vayan, por lo que incluso esto los podría llevar al cierre de la guardería.    

Finalmente, agregó que se les dificulta un poco completar los sueldos de las asistentes educativas, pero  ellas comprenden la situación y han aceptado que se les vayan realizando pagos parciales.