Angélica Campillo

Infraestructura y seguridad son dos de las cuestiones que más requieren en las escuelas de los diferentes niveles educativos del estado de San Luis Potosí, coincidieron profesores de la entidad, en el marco del homenaje que rindió el Gobierno del Estado por el día del maestro.

El profesor Héctor Luis Hernández, comisionado en un Centro de Atención Múltiple en educación especial, localizado en la capital potosina y con 29 años de servicio, declaró que las necesidades que se tienen en su lugar de trabajo son: materiales didácticos para los niños, la falta de infraestructura, “como los niños son especiales deben tener áreas específicas adecuadas a su nivel de discapacidad y no las hay”.

Señaló que las salas de intervención no están diseñadas adecuadamente y algunas escuelas ni siquiera cuentan con ellas, mientras que los espacios para educación física, o son lugares muy pequeños, o son al aire libre y les afecta el sol.

Dijo que han hecho solicitudes a la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado (SEGE), y aunque en su centro de trabajo techaron hace un año, aún existen escuelas que no cuentan con este tipo de instalaciones al interior del estado.

La profesora Blanca Estela Martínez Moreno, quien labora en una primaria del municipio de Matehuala, y con 12 años de servicio, refirió que las instalaciones de su escuela son relativamente nuevas, ya que tiene ocho años de haber sido fundada, sin embargo, la principal necesidad que tienen es el techado, “los niños comen bajo el sol, bajo la lluvia, y si no, dentro de las aulas”. Apuntó que cuentan con las aportaciones de los padres de familia pero no es suficiente para todas las necesidades de la institución.

Comentó que desde hace varios años han realizado peticiones al ayuntamiento de Matehuala para que los apoye con sus necesidades, pero no han obtenido respuesta positiva.

Margarita López Mendoza, docente de preescolar, perteneciente al municipio de San Vicente Tancuayalab y con 37 años de servicio, cuestionó al gobierno federal respecto a las cuotas que aportaban los padres de familia y que se eliminaron, ya que señaló que de eso se mantenían en su centro de trabajo, y si bien la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado únicamente construye las aulas y les proporciona el mobiliario, no les da mantenimiento. Además indicó que hay materiales de limpieza que se tienen que comprar, “mi angustia es que ahora que no se cobren cuotas, ¿de dónde vamos a vivir? No sé si el gobierno nos va a dar una cantidad para sufragar esos gastos. Esa es una de mis inquietudes y de mis interrogantes”.

Mateo Sánchez González, profesor de una primaria rural del municipio de Tamazunchale, y con 30 años de servicio, manifestó que aunque ya ha habido varios apoyos en cuestión de la reforma educativa y programas como el de escuelas al cien, no ha sido suficiente porque todavía existen muchas carencias como infraestructura, mobiliario, los salones no están bien acondicionados, hay ventiladores que no funcionan, entre otras cuestiones.

Agregó que las aportaciones de los padres de familia son de gran ayuda y se utilizan para dar mantenimiento a los sanitarios, al mobiliario y para la adquisición de materiales didácticos, “pero en realidad estamos al 50 por ciento. Necesitamos que los apoyos lleguen directo a las escuelas y no haya intermediarios porque se van reduciendo y al final llega muy poco recurso”.

María del Socorro Muñóz, profesora de un jardín de niños perteneciente al municipio de Soledad de Graciano Sánchez, denunció que su centro de trabajo ha sido objeto de cuatro robos en dos meses, y ni aun habiendo alarma, los amantes de lo ajeno se detienen, por lo que exigió seguridad a las autoridades, “nos destruyen lo que pueden, y se llevan lo que alcanzan a llevarse. Estamos expuestos como personal a que lleguen un día y nos agredan en represalia de que a veces no puedan llevarse lo que quieren”.

Aseveró que la última vez, los ladrones lograron llevarse computadoras que contenían información de la escuela y de todo el personal, por lo que tuvieron que volver a comenzar a capturar dichos datos.

Azael Luna Guerrero, profesor de telesecundaria del municipio de San Luis Potosí, declaró que el problema más grande que se tiene en este nivel es el regazo educativo, ya que trabajan todavía con un modelo 2006, “hasta el ciclo escolar 2018-2019 nos acaban de mandar libros para primer grado, pero segundo y tercero siguen trabajando con el modelo 2006”. Añadió que también hace falta infraestructura, ya que las aulas no son adecuadas para recibir educación de calidad.

Luis Gerardo Armendáriz Martínez, profesor de primaria de la capital potosina, con 39 años de servicio, dijo que hace falta techado en las plazas cívicas de las escuelas donde se realizan los eventos, “yo creo que todos los maestros tenemos ese objetivo, de irlas techando, para que los niños sufran menos las inclemencias ambientales”.

Martín Amador Castro, docente de una Telesecundaria del municipio de San Martín Chalchicuautla, con 30 años de servicio, manifestó que lo que hace falta en su centro de trabajo es mobiliario para instalar un centro de cómputo, además de computadoras, así como el techado de la cancha. Señaló que desde hace tres años han estado solicitado al gobierno del estado que los apoye con estas cuestiones, pero no les han resuelto el problema.

Cuestionado al respecto el Secretario de Educación del Gobierno del Estado, Joel Ramírez Díaz reconoció que hacen falta estos servicios en las escuelas de la entidad potosina, no obstante, en tres años y medio la actual administración ha hecho un esfuerzo por atender estas carencias, creando fórmulas financieras con los distintos niveles de gobierno, para lograr que cada seis de diez escuelas tengan obras de infraestructura y equipamiento.

Mencionó que hay lugares como Matlapa, Tamazunchale o Aquismón, en donde las escuelas de educación básica atendidas son casi el 80 por ciento del total, “pero es un reto porque todavía hay pendientes y hay que seguir avanzando”.

En relación a los robos suscitados en los planteles educativos, el funcionario estatal apuntó que se sigue buscando la colaboración de las autoridades de los tres niveles de gobierno, para que con la comunidad educativa de cada plantel tengan mejores condiciones de seguridad exterior, ya que al interior de las instituciones, los docentes, alumnos y padres de familia tienen su labor de prevención.

Cabe destacar que este miércoles 15 de mayo fueron homenajeados 819 profesores de los diferentes niveles educativos pertenecientes al estado de San Luis Potosí, quienes cumplieron 20, 30 y 40 años de servicio, en un evento llevado a cabo en el Centro de Convenciones.