Los reporterillos de Astrolabio Diario Digital echamos un vistazo al pasado y en esta sección le presentamos uno de nuestros hallazgos:

Desde hace 134 años las autoridades se preocupaban por ver muy concurridas sus ceremonias oficiales, especialmente con motivos patrios, y así quedó registrado en El Monitor Republicano del 16 de septiembre de 1884:

DECRETOS DEL ESTADO DE PUEBLA

La Legislatura de dicho Estado ha expedido los siguientes:

Artículo único. El pulque de todas clases que se destine al consumo en el Estado, pagará un derecho adicional de tres centavos por arroba, además de los que hoy causa.

Art. 1º. Los ciudadanos que tengan encargo, empleo o comisión del gobierno del Estado, tienen obligación de asistir en el lugar de su residencia a las festividades oficiales a que sean citados por el Gobernador del Estado, en la capital, y por la primera autoridad local en los demás puntos del Estado.

Art. 2º. La falta de cumplimiento a la obligación que establece el artículo anterior se castigará gubernativamente con una multa de dos a diez pesos.

Art. 3º. Los jefes de las oficinas públicas o establecimientos públicos del Estado, tienen obligación, al día siguiente de una festividad oficial, de dar aviso a la primera autoridad respectiva, de los ciudadanos que, sirviendo en la oficina o establecimiento que está a su cargo, no haya asistido a la festividad oficial, y la referida primera autoridad, mandará que el tesorero respectivo, descuente del sueldo u honorario que disfrute el infractor de esta ley, la multa en que haya incurrido.

***

Es por demás decir que desaprobamos esa presión que se ejerce sobre los empleados. Así no puede haber espontaneidad en la celebración de las fiestas de la patria.

https://news.google.com/newspapers?nid=aK62MiYD7mUC&dat=18840916&printsec=frontpage&hl=es

 

Comments

comments