Ciudad de México, (19 de abril de 2015).- Los campeones de RobotChallenge 2015, que se realizó en Viena, Austria el 11 y 12 de abril, están de vuelta en México y este viernes 17 de abril se presentaron en el Centro de la Ciudad de México para mostrar los desarrollos con los que brindaron a México cuatro medallas de oro, cuatro de plata y una de bronce.

Ellos son en su mayoría estudiantes del IPN en la Unidad Profesional Interdisciplinaria en Ingeniería y Tecnologías Avanzadas (UPIITA) y de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), Unidad Zacatenco. Todos se mostraron felices ante la prensa por las preseas obtenidas.

Los integrantes son jóvenes estudiantes que rondan los 19 a 21 años de edad; cursan los últimos semestres de carreras relacionadas con la ingeniería y, aunque quizá no han siquiera definido su futuro profesional, ya obtuvieron un gran honor para el país.

Robots que pelean y brindan mérito propio

Si bien un robot – como cualquier dispositivo electrónico – está sujeto a que se actualicen sus partes para que adquiera nuevas capacidades y siga funcionando, los estudiantes del IPNtienen la consigna de crear proyectos propios, nuevos y que sean competitivos para eventos como RobotChallenge.

Dusthon Llorente, quien lleva dos años participando en el equipo de robótica del UPIITA, indica que su grupo participó con 12 robots y compitieron con Alemania, Polonia, Italia, Japón y China.

¿La categoría más reñida? Mini Sumo, porque “es una categoría antigua y hay muchos prototipos a vencer”, dice Llorente.

La dinámica en las competencias es muy sencilla, se ponen dos prototipos en un área definida y el que saque al oponente de esa área gana. “Suena fácil, y gracias a eso hay mucha competencia”, dice Dusthon.

Llorente, quien tiene complexión delgada y cabello castaño, dice que los prototipos son realizados “desde cero” por los estudiantes. “Desde el diseño mecánico y la elaboración de la electrónica son elementos que nosotros hacemos mediante nuestra creatividad. Es lo bonito de esto”.

Obtener el éxito es cosa de un segundo

Humberto Rodríguez, uno de los programadores en el equipo de ESIME Robots en Zacatenco, comenta que su grupo obtuvo el primer lugar en Mini Sumo con el robot ‘Daka’.Compitieron con países como España, Letonia, Polonia, Rumania, Alemania, Italia y Rusia.

Él explica que un duelo depende de la velocidad de los robots pues los encuentros duran entre 1 y 2 segundos.

El primero que salga del dojo pierde, por lo que se tiene que hacer estrategia para triunfar de la manera más rápida; como el robot es autónomo (es decir, se programa para que actúe ‘solo’) se le instruye, por ejemplo, para que saque por un lado al oponente o el lado posterior.

“Mediante los sensores se ubica dónde está el contrincante y nuestro robot es programado para reaccionar de la manera más rápida”, concluye Rodríguez.

Fuente: Animal Político

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here