Por Victoriano Martínez

Conforme avanza la actual administración de Interapas pareciera encontrar más vías de recuperación financiera del organismo como alternativa al mal planteado incremento a las tarifas que terminó en fracaso, no porque los diputados hayan propuesto una buena alternativa, sino porque recurrieron a una medida irresponsable y populachera.

El pago que le hizo este lunes la administración municipal de la capital por casi 38 millones de pesos representa un buen respiro, pero nada más.

Basta con mencionar que durante 2018, de los cuales nueve meses correspondieron a la administración de Ricardo Gallardo Juárez, la deuda del organismo se incrementó en 104 millones 632 mil 120.50 pesos, de acuerdo con el Informe Analítico de la Deuda Pública y Otros Pasivos publicado por el organismo.

El organismo tiene que revertir un incremento en sus deudas que durante el trienio de Gallardo Juárez creció en un 68.4 por ciento, al pasar de 283 millones 60 mil 517.44 pesos al 30 de septiembre de 2015, a 476 millones 688 mil 83.45 pesos al 30 de septiembre de 2018.

Un ritmo de endeudamientos que, de acuerdo con el Estado Analítico de la deuda y otros pasivos a diciembre de 2018, durante el primer trimestre de la nueva administración no se detuvo: la deuda creció en un 13.76 por ciento, al pasar de 476 millones 688 mil 83.45 pesos a 542 millones 302 mil 802.75 pesos.

Tal debió ser el desorden administrativo que encontró la actual administración que se vio obligada incluso a un ritmo de endeudamiento mayor que el de sus antecesores. Al menos así se podría explicar, aunque más valdría que la actual directiva de Interapas transparentara esa situación que aparece en su estado analítico de la deuda.

El respiro que le da a Interapas el pago que le hizo la actual administración municipal tendrá que repercutir, a la baja, en la necesidad de contraer deuda por parte del organismo.

Un respiro que puede ser reforzado con un programa de cobranza efectiva sobre los más de 714 millones de pesos de la cartera vencida, el derecho de cobro a los fraccionamientos por más de 22 millones de pesos y los derechos de descarga por casi 19 millones de pesos.

Si a eso se sumara lo recuperable de las más de dos mil tomas clandestinas que informó este martes Fermín Purata, director del Interapas, han detectado, se volverían más viables otras alternativas de saneamiento que sólo la vía de la tarifa.

Hay que tener en cuenta que tan sólo con 12 tomas irregulares que explotó la anterior administración con las purificadoras de agua para reparto gratuito, el Interapas perdió un anual de cinco millones ocho mil 925 pesos.

Que el Ayuntamiento pagara su adeudo por casi 38 millones de pesos fue un acto responsable para el cumplimiento de una obligación.

Que ahora se logre que los daños patrimoniales provocados por la anterior administración y que los morosos del Interapas se vuelva recuperable es el paso obligado para replantear un programa integral de recuperación financiera de Interapas, incluso con un aumento moderado en las tarifas… para el próximo año.

Comments

comments