El Catalejo es el resultado de las mentes desorientadas de los reporterillos de Astrolabio Diario Digital.

El cambio en la oficina de Comunicación Social del Ayuntamiento poco tiene que ver con el cumplimiento de la función que la denominación de esa área señala y se notó en la propia presentación que hizo el alcalde Xavier Nava Palacios de la llegada de Tiburcio Cadena en sustitución de Carlos Hernández Palomares. “Tratar de consolidar todo el trabajo que se ha venido haciendo en los últimos casi nueve meses”, fue la justificación que dio. En esos nueve meses, el trabajo de esa oficina fue más de propaganda que de comunicación social –violación al artículo 134 constitucional incluida. Consolidar un trabajo de propaganda, al que de por sí han incrementado el presupuesto en casi un 140 por ciento, es más la consolidación del poco respeto a la constitucionalidad de sus actos por seguir una aspiración política de futurismo precoz, que los condiciona a tal grado que el cumplimiento de sus obligaciones se vuelve simulación, pues antes que alcaldes, en los últimos cinco trienios –incluido el actual–, se han creído electos precandidatos a la gubernatura, en perjuicio de los habitantes del municipio porque antes que el trabajo necesario… la campaña continúa.