Los reporterillos de Astrolabio Diario Digital echamos un vistazo al pasado y en esta sección le presentamos uno de nuestros hallazgos:

Los peligros de las lluvias pueden ir mucho más allá de las incómodas inundaciones. He aquí una muestra publicada el 26 de junio de 1954 en El Heraldo:

Niño de Seis Años Fulminado por un Rayo en Tercera Chica

  • Bajo un Árbol se cubría de la Lluvia

Una descarga eléctrica cegó la vida de un niño de seis años de edad, cuando se hallaba bajo el follaje de un árbol tratando de guarecerse de la lluvia que cayó ayer a las trece horas.

El infante que respondía al nombre de Salomé López, vecino de la Fracción Tercera Chica, había estado durante la mañana acompañando a la joven María Álvarez de veinte años de edad, quien se dedicaba a sembrar las tierras de sus padres.

Al iniciar la lluvia, la joven Álvarez tomó al menor y lo colocó debajo de un árbol, y fue cuando cayó el rayo que le ocasionó la muerte al pequeño, en tanto ella sufría solamente fuerte “shoc” nervioso.

José de Jesús López, tío del hoy occiso, se presentó en la Agencia del Ministerio Público poniendo en conocimiento lo ocurrido, a efecto de que se levantara el acta correspondiente y fuese entregado el cuerpecito del niño.

El secretario de la Agencia del Ministerio Público, Raúl Hernández, tomó declaración a los familiares del extinto, así como a la joven que milagrosamente escapó de morir.

La joven María Álvarez, informó a las autoridades que ayer, a medio día, se hallaba por el rumbo del Río Paisano, cerca de la vía México-Laredo, en lo que se llama propiamente Fracción Tercera Chica, y estaba sembrando sus tierras. Que al comenzar a llover, se llevó a su primo Salomé, una bestia y un perro para resguardarse de la lluvia, pero al poco rato escuchó un fuerte ruido, en tanto que el árbol quedaba partido en dos, falleciendo en esta forma el niño Salomé así como los animales.

La joven presentaba chamuscado el pelo y era víctima de fuerte nerviosismo, resultándole inexplicable, según lo manifestó, que hubiera salido con vida después de lo acontecido.

El cuerpo del menor fue trasladado a esta ciudad y llevado al anfiteatro del Hospital Civil Dr. Miguel Otero, en donde los médicos legistas le harán la autopsia respectiva.