Foto de archivo

Leticia Vaca

Madres de familia de diferentes colonias de la capital potosina se manifestaron a las afueras de la Secretaría del Bienestar, pedían ser atendidas por Gabino Morales, coordinador estatal de Programas de Desarrollo Integral en San Luis Potosí, a quién le exigían una respuesta por el retiro del programa federal Prospera ahora becas Benito Juárez.

“Pedíamos que llegara Gabino Morales, pero no salió (…) el presidente de la república, se supone, había dicho que los beneficiarios de Prospera automáticamente pasaban a becas Benito Juárez, lo cual es mentira, la semana pasada se nos avisa que se van a hacer encuesta porque Prospera ya no existe, y sin avisarnos nos quitaron todo el apoyo para nuestros hijos”, comentó una de las quejosas, quien se identificó como Norma Alicia.

Además, comentó que se sintieron amedrentadas por la coordinadora del programa, de quien saben se llama María Luisa, “ella llegó gritandonos, ofendiéndonos a todas, nos dijo que no gritáramos, que traíamos acarreados; todas venimos de diferentes colonias y porque queremos una respuesta (…) nos amenazó, nos dijo: a ti ya te tengo ubicada”.

Explicó además que la coordinadora del programa Benito Juárez, “no te sabe dar ninguna respuesta, no te sabe ni siquiera resolver alguna situación ni capacitar a su personal; uno te da una información, otro te dice algo diferente y los servidores de la nación se han puesto muy groseros”.

A diferencia de Prospera, en el que se daba una beca al alumno sin importar que fueran hermanos, con las becas Benito Juarez solo será un pago de mil 600 pesos bimestrales por familia, sin embargo, este apoyo tampoco lo han recibido, “nos lo dejaron de dar desde el mes de diciembre, cuando entró el presidente, inclusive había pagos en retraso y tampoco se nos han pagado”.

El recurso recibido, aseguró, se utilizaba para cubrir algunas necesidades de los estudiantes, como la compra de uniformes, útiles escolares y un poco para la alimentación; era un apoyo complementario, “sí trabajamos, no es como nos han acusado de ni siquiera trabajar, pero el salario mínimo no nos alcanza”.

Comments

comments