Alejandra Valdés Martínez / Foto de archivo

Leticia Vaca

La diputada Alejandra Valdés Martínez, quien obtuvo la calificación más baja en la segunda evaluación trimestral de Congreso Calificado, se dijo en desacuerdo con el 0.25 obtenido, ya que justificó, se debería calificar el impacto social de las iniciativas y también las que son aprobadas.

“Meten más de 100 iniciativas al mes y de qué nos sirve (…) si realmente no genera algo bueno para la sociedad, yo digo que nos deberían de calificar conforme a las iniciativas que metemos, pero que también son aprobadas”.

Al respecto, la legisladora con mayor calificación, Beatriz Eugenia Benavente Rodríguez, se dijo muy contenta por haber logrado subir. Asimismo, respecto a los aspectos que se califican comentó: “hay variantes que todavía se podrían sumar algunas cuestiones, por ejemplo, la permanencia en las sesiones, creo que también se debe considerar la asistencia a las comisiones, esos dos factores serían importantes para fortalecer la calificación que se otorga”.

Además, María del Consuelo Carmona Salas de la Coalición Juntos Haremos Historia, defendió que sí presentó su de 3 de 3, sin embargo, dijo que desconocía que debe ser público. Agregó que pese a su calificación: ”Cada vez tratamos de estar mejor (…) también puede ser que haya errores”.

22 de 27 diputados reprueban segunda evaluación trimestral de Congreso Calificado