Los reporterillos de Astrolabio Diario Digital echamos un vistazo al pasado y en esta sección le presentamos uno de nuestros hallazgos:

La importancia de un ejercicio periodístico genuino siempre ha estado presente en las publicaciones de todas las épocas, como una preocupación ante un periodismo simulado que atiende a intereses extra periodísticos. El hallazgo de esta semana nos lo recuerda desde la edición del 3 de junio de 1901 del periódico El País.

EL PERIÓDICO

Los pueblos sin periódicos, son pueblos bárbaros; y el pueblo que sostiene periódico pasquín, es pueblo inmoral, pueblo corrompido.

La hoja luminosa de la prensa, debe ser decente, doctrinaria y seria, pues es el libro diario en que la sociedad vincula la defensa de sus costumbres sanas y donde beben las masas populares la purísima luz de sus derechos.

Pueblo con periódico honrado, es pueblo de porvenir, pueblo de triunfos…

Como el sabio de Siracusa pedía una palanca y un punto de apoyo para mover el mundo, así el genio del progreso de las ciudades, para mover el mundo de su civilización, necesita de la prensa: su palanca y su patriotismo: su punto de apoyo…

Es el periódico espada de fuego, que amenaza la cabeza de los histriones, de los sicarios del derecho, los verdugos de la justicia y los judas de la razón.

Por eso, en los países donde hay prensa libre, no hay tiranos.

Los tiranos como el misterio, son hijos de las sombras.

Las aves de la noche gritan espantadas a los prístinos rayos matinales: los búhos de la política graznan atemorizados, a los albores de la prensa recta.

Pueblo sin periódico, es pueblo de serviles, porque cualquier mandarín pisotea sus derechos, vulnera sus leyes, burla su justicia y viola sus hogares.

Toda religión necesita de su credo: la religión del trabajo, la honradez; la de la política, el patriotismo, decoro, buena fe y nobles ideas.

El periódico, como pan cotidiano del espíritu, debe amasarse con máximas muy nobles, prácticas morales y principios sanos.

¡Pueblos! Desechad el periódico que infame; el periódico áspid, que envenene; el periódico letrina que infecta, el periódico puñal que hiera honras, desgarre reputaciones, mate virtudes y asesina la activa juventud que se levanta…

https://news.google.com/newspapers?nid=ECvNt0vk_34C&dat=19010603&printsec=frontpage&hl=es

Comments

comments