Antonio González Vázquez

El jueves fue un día negro para la juventud potosina: En 24 horas, tres jóvenes fueron ejecutados en la entidad. Las víctimas, dos de 17 años y uno de 19.

A Moisés de 19 años de edad lo mataron en el patio de su casa en la madrugada del día 9 de agosto. Su madre lo encontró sangrante y de costado en el suelo en una vivienda de la colonia Campo Colonial en el municipio de Ciudad Valles. Se enteró de que algo había pasado porque le llamó un vecino que escuchó disparos, salió a ver y encontró su hijo ya sin vida.

En la colonia Nueva Progreso, hombres armados vieron a un grupo de adolescentes que conversaban en la esquina del andador Hook y sin más les dispararon. Eran apenas los primeros minutos del día 9 de agosto y Gustavo Alejandro de apenas 17 años de edad caía sin vida víctima de los agresores desconocidos, otros dos adolescentes resultaron heridos.

Se extinguía la noche del 9 de agosto y para Ángel se acabó la vida, una vida muy corta de solo 17 años. Lo ejecutaron cuando caminaba por el andador Ignacio Aguilar de la colonia Jaime Torres Bodet en la capital potosina. Su cuerpo abatido presentaba disparos de arma de fuego en distintas partes del cuerpo. Hasta el cadáver llegaron sus padres que piadosamente lo cubrieron con una cobija. Sus asesinos dejaron una cartulina que fue recogida por la policía.

Los tres crímenes en solo un día, se suman a media docena más que se acumulan durante el mes en curso. Están los casos de un adolescente fue asesinado cuando salía del bar El Greko, tres adolescentes abatidos en afuera del Salón “La Cumbia BIP”, otro joven de 20 años ejecutado en Jardínes del Sur, dos más en las Piedras y uno más en Soledad cuyo cuerpo fue encontrado en un basurero.

Comments

comments