Antonio González Vázquez

La mayor parte de la administración municipal, la policía capitalina no ha tenido director sino solo un encargado del despacho. Pese a ser la ciudad más violenta del estado y una de las 50 más inseguras del país, no existe un director formal de la corporación.

Va para un año que el capitán Antonio Garza renunció al cargo.

El tema de la seguridad pública es asunto arrumbado en un rincón de palacio municipal, eso queda claro habida cuenta del notorio desinterés del alcalde Ricardo Gallardo Juárez.

Como la situación se ha tornado insostenible y en las reuniones de seguridad que se realizan en las instalaciones de la XII Zona Militar se ha urgido al ayuntamiento a tomar en serio los programas de coordinación, para los cuales, es indispensable tener a un responsable de la seguridad pública en el ayuntamiento, se ha decidido nombrar al funcionario.

Hace unos días se anunció que José Luis Urban Ocampo, será ese funcionario. Y no solo eso, la Gallardía tendrá su propia policía para el territorio que siente que es propio y de nadie más.

El ex director de Seguridad Pública de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, se encargará de las policías de San Luis y Soledad de Graciano Sánchez. La coordinación municipal en realidad intenta estorbar las labores de la Fuerza Metropolitana del Estado.

Para decirlo claro, no quieren que nadie se meta en los negocios de San Luis y Soledad que están bajo la tutela amarilla.

Pero eso no es lo más grave, lo realmente delicado es que Urban Ocampo está precedido de un historial negativo para los potosinos.

El 17 de abril de 2015, Urban Ocampo fue destituido por el gobernador Fernando Toranzo Fernández. El jefe policíaco se había involucrado en el proceso electoral 2015 en apoyo a un candidato a presidente municipal de Soledad.

Incluso, en aquella ocasión, el entonces dirigente nacional del PRD, exigió la renuncia de Urban y demandó la intervención de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos electorales pues lo consideraron  un delincuente electoral.

Tres años después del incidente, el Gallardismo trae de regreso a Urban Ocampo. Algo debe haber detrás de esto. En los próximos días asumirá el cargo, lo que supone muy malos augurios para la ciudad y sus habitantes.

Con Urban los elementos de la policía incurrieron en excesos e incluso hubo casos de homicidios y múltiples recomendaciones de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, ésta es solo una de ellas.

http://cedhslp.org.mx/portal/recomendaciones/2014/RECO%2024-14.pdf

Comments

comments