Por Victoriano Martínez

A cuatro días de que los 113 entes auditables entreguen sus cuentas públicas correspondientes al ejercicio fiscal 2018, la expectativa de un incremento en las observaciones por posibles irregularidades es tan alta, que la Auditoría Superior del Estado (ASE) tendrá ante sí una prueba, pero también una oportunidad, de demostrar su efectividad.

No sólo tiene en puerta la valoración de las mil 843 observaciones que informó desde noviembre el ayuntamiento de San Luis Potosí sobre la gestión de Ricardo Gallardo Juárez, sino los hechos que –cuando menos hasta ahora– han sido denunciados ante la Fiscalía Anticorrupción por cinco ayuntamientos… más los que se acumulen.

Ya en el caso de las cuentas públicas 2017 de los ayuntamientos, la ASE tuvo ante sí denuncias presentadas por el Frente Ciudadano Anticorrupción capítulo Ciudad del Maíz y por ciudadanos de Rioverde y San Martín Chalchicuautla, con pruebas documentales, pero a la hora de los informes finales no se reflejaron.

Hace un año fueron grupos de ciudadanos quienes presentaron las denuncias directamente a la ASE. Este año son las autoridades municipales entrantes las que señalan actos de corrupción, desaparición de vehículos y otro tipo de actos detectados en los procesos de entrega recepción.

Tan sólo el Ayuntamiento capitalino reveló la existencia de mil 843 observaciones el pasado mes de noviembre y, tras lo que va del periodo de aclaraciones, el tesorero Rodrigo Portilla afirma que la cuenta 2018 “no se va a ir limpia”.

Un anuncio-pronóstico que no sólo compromete a la ASE, sino que tiene un efecto boomerang hacia la propia administración encabezada por Xavier Nava Palacios.

¿Dónde están las denuncias sobre las mil 500 observaciones por más de mil millones de pesos detectadas entre enero y septiembre de 2018?

Hoy se cumplen 162 días de que inició la administración de Nava Palacios, y 118 días de que se dieron a conocer las mil 843 observaciones tras el proceso de entrega recepción.

“Esta es la primera denuncia de muchas. La ciudadanía esperaba que actuáramos y aquí están los hechos, luego de conformar las carpetas, los expedientes”, dijo el pasado 18 de febrero Nava Palacios al informar que tres días antes presentaron la denuncia por el irregular cambio de uso de suelo en el Área Natural Protegida del Paseo de la Presa San José.

Han pasado tres semanas desde aquel anuncio y no se ha presentado ninguna denuncia más.

La ciudadanía esperaba que actuaran, sí, pero no con tanta lentitud.

De que “no se va a ir limpia” la cuenta de Ricardo Gallardo a pocos les queda duda.

De que “se les acabó la pachanga” de la impunidad no sólo depende de la ASE, que ahí suele haber dudas, sino también de la propia autoridad municipal que ha dejado pendientes las muchas denuncias posteriores a la primera en tanto que cada día que pasa sin que se presente una más… sólo abre dudas sobre si realmente serán muchas.

Comments

comments