El Catalejo es el resultado de las mentes desorientadas de los reporterillos de Astrolabio Diario Digital.

En algo tiene razón Oscar Bautista Villegas: la ecuación corrupta ya es historia, pero una historia que se debe tener muy presente para no estar condenados a que se repita. Bautista exhibe el concepto que tiene de la historia como algo para olvidar y, sobre todo en su calidad de protagonista, un olvido evasivo de responsabilidades para mantenerse en la línea de continuar con sus fechorías. Un olvido que parecen compartir los actuales diputados y la poca responsabilidad con que toman la labor de fiscalización que le corresponde al Poder Legislativo, así sea a través de la Auditoría Superior del Estado.