Antonio González Vázquez 

Andrés Manuel López Obrador va adelante en la carrera presidencial, así lo dicen todas las encuestas.

Ayer, a punto de cerrar la etapa de precampañas internas, López Obrador estuvo en San Luis Potosí y encabezó un mitin en la plaza de Los Fundadores que lució llena pese a la lluvia.

Ese dato es muy significativo, pues el miércoles estuvo en esa plaza la plana mayor del CEN del PRD y la Gallardía y también llenaron la plaza, pero con acarreados.

El mitin que ese día encabezó Manuel Granados para sobarle la espalda a los Gallardos, requirió de una movilización de gente de colonias de la capital y Soledad.

Para ir a escuchar a López Obrador, bastó una invitación y la gente respondió llenando la plaza.

El precandidato de MORENA va por la tercera elección presidencial y más que nunca, ésta parece pintarle del todo favorable. Sus adversarios, Ricardo Anaya y José Antonio Meade no levantan, no entusiasman, no prenden el interés de la gente.

En la capital potosina, el tabasqueño ofreció acabar con la corrupción y la impunidad, pero también con los privilegios de la clase política y de un selecto grupo empresarial, detener la espiral de violencia, eliminar el pago del IVA en alimentos y medicinas así como el Impuesto Sobre la Renta y eliminar para siempre los gasolinazos.

Pero la nota la dio en Querétaro. Antes de llegar a San Luis Potosí, en aquella entidad se disculpó públicamente con Jesús Silva-Herzog Márquez y con Enrique Krauze a quienes había calificado de conservadores.

Ofreció que respetará  el derecho a disentir y reiteró la disculpa por la forma en que se expresó contra el columnista de Reforma y contra el prestigiado historiador.

El aspirante a la candidatura presidencial se muestra ahora prudente, mesurado, ya no es el de otras campañas. Por eso va adelante en los ejercicios demoscópicos que realizan partidos y medios de comunicación.

López Obrador de la coalición  Juntos Haremos Historia mantiene un carisma que atrae a la gente y en el caso de San Luis, su figura sigue siendo notable.

En la plaza aseguró que tanto a nivel federal, como en San Luis Potosí lo que más ha afectado es la corrupción de los gobiernos que primero ven por ellos mismos y sus allegados y no tienen respeto por la gente, mucho menos cariño o amor por servir al pueblo; recordó que en el gobierno federal, así como en el poder legislativo e incluso en el judicial se están percibiendo sueldos estratosféricos y es algo que con su gobierno se va a terminar porque ofende sobre todo a los de abajo, que son la mayoría en el país.

Es labor del presidente de la república, dijo, poner el ejemplo en todos los rubros y por eso cuando llegue al poder reducirá su sueldo a menos de la mitad de lo que hoy ganan los presidentes y suspenderá de manera definitiva las pensiones a los expresidentes, “es un insulto que Calderón, Fox, Zedillo, Salinas, etcétera estén ganando alrededor de cinco millones de pesos mensuales”.

Asimismo, informó que en cambio se incrementarán los salarios a otros trabajadores del Estado como los del sector educativo y el sector salud, habrá mayor y mejor inversión en las 32 entidades del país para que el desarrollo de los mexicanos sea equitativo y no pase como ahora, que en el Estado de México, de donde es originario el actual presidente se han hecho las más grandes inversiones en miles de millones de pesos, como es el caso del tren México – Toluca o la faraónica obra del Nuevo Aeropuerto

Internacional en Texcoco, mientras que a las demás entidades sólo les dan migajas.

El principal problema de México, insistió, es la corrupción y es un problema que se tiene que erradicar desde arriba para abajo, porque si el presidente es corrupto, todo mundo puede ser corrupto, cuando hay moral y honestidad en la cabeza, no se permitirá la corrupción en ningún ámbito y a partir de ello se pueden resolver los otros grandes problemas como la inseguridad y la economía, incluso sin tener que endeudar aún más al país.

López Obrador dijo que México es un país muy grande y fuerte, que pronto va a despertar y será reconocido a nivel internacional por su honestidad y aunque hay rumores actualmente de la intervención de países extranjeros en las elecciones mexicanas, lo descartó y comentó que no cree que algo así pueda suceder, ni siquiera por parte del vecino del norte, los Estados Unidos de América con quien se buscará tener una relación de igual a igual, de respeto y cooperación.

De San Luis se regresó a México con la seguridad de que en tierras potosinas también está creciendo.

Comments

comments