Por: Antonio González Vázquez.

 

Buscar otros caminos cuando el que se tiene de frente se ha cerrado, buscar otros caminos cuando la justicia parece inalcanzable, buscar otros caminos para encontrar el respeto que se niega.

Buscar otros caminos para darle la vuelta a los acosadores, buscar otros caminos para descubrir el rostro de la impunidad, buscar otros caminos para mantener a salvo la dignidad y la integridad.

Buscar otros caminos para salir de este sendero de pesadilla, buscar otros caminos para alejarse de las miradas machistas de sus pares, buscar otros caminos que lleven al umbral de la justicia.

Buscar otros caminos para salir del laberinto en el que la ley se ha extraviado desde hace ya un año, buscar otros caminos para ver si se hace visible a las mujeres e instituciones que dicen defender a las mujeres.

Buscar otros caminos para descubrir que sí es posible castigar a quien ejerce violencia política contra alguien por el solo hecho de ser mujer, buscar otros caminos para que se dicte sentencia y no se guarde silencio.

Buscar otros caminos como lo siguen haciendo muchos que luchan por sus derechos, como las mamás de Diego y Karla, buscar otros caminos para burlar las chicanadas y a un sistema empeñado en premiar a los que abusan de los demás.

Buscar otros caminos porque “trabajar con estos señores no es trabajar”, buscar otros caminos para “visibilizar y denunciar”, buscar otros caminos para transformar la apatía en compromiso por la defensa de los derechos de las mujeres.

Buscar otros caminos para detener la violencia política, buscar otros caminos para sepultar el acoso que continúa inamovible en el Tribunal.

En efecto, la magistrada Yolanda Pedroza Reyes busca ya otros caminos y es altamente probable que los encontrará.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here