Antonio González Vázquez

Mientras que los diputados le hacen al occiso para retrasar el cumplimiento al compromiso de rebajar su salario, por lo pronto, cobraron su primera quincena y van ya por la segunda percibiendo la misma dieta que sus antecesores. Es decir, ganan los mismos 95 mil pesos mensuales que los integrantes de la pasada legislatura que se considera ha sido la peor.

Con el ofrecimiento de que dignificarían y rescatarían la imagen del Congreso, los diputados locales arrancaron su ejercicio legislativo reiterando el ofrecimiento de campaña electoral de ganar menos y ser austeros. No es necesario escarbar mucho en la memoria.

El día 9 de julio, una semana después del triunfo electoral de los diputados electos de Juntos Haremos Historia anunciaron que una vez instalados en sus curules se reducirían la dieta en cincuenta por ciento.

Tres meses después y a tres semanas de haber arrancado la LXII Legislatura ese compromiso de “reducción” salarial no se ha concretado e incluso es objeto de un aplazamiento injustificado.

El anuncio de disminución de la dieta se hizo en rueda de prensa con el ahora Coordinador del Gobierno Federal en San Luis, Gabino Morales. De eso hace tres meses.

Luego, el 11 de julio, se reiteró ese compromiso que se consumaría con la presentación “de una iniciativa de austeridad para disminuir los salarios de los legisladores”, sin embargo, hasta el momento no hay nada salvo un acuerdo de la Junta de Coordinación Política para realizar un estudio “a fondo” que defina tal disminución.

En esa fecha, hace tres meses, María del Consuelo Carmona Salas, entonces diputada electa y hoy en funciones, dijo respecto de la reducción salarial que “por supuesto que sí, eso fue lo que prometimos en campaña, presentaremos las iniciativas que sean acordes a la reducción de salarios de los legisladores”.

Una vez iniciada la legislatura, el tema de la reducción salarial de los diputados ha sido muy socorrido en sus declaraciones, siempre, diciendo que están más que dispuestos a aceptar la diminución, pero de ahí a los hecho ha habido un enorme trecho.

De hecho, un punto de acuerdo presentado al pleno en sesión ordinaria del 27 de septiembre fue rechazado por mayoría pues se negaron a votar la elaboración de un plan de austeridad que contemplaba la reducción salarial.

De acuerdo con el contenido de Gacetas Parlamentarias que consideran las iniciativas de ley que se han presentado en la actual legislatura, no ha ingresado ninguna iniciativa sobre las medidas de austeridad que MORENA y sus aliados habían anunciado hace cerca de tres meses.

Frente a la lentitud que en el tema de las dietas muestran los legisladores locales, contrasta lo sucedido en la Cámara de Diputados. El 11 de septiembre, apenas diez días después de haberse instalado la legislatura, entró en vigor un plan de austeridad que se concretó en una disminución del 28 por ciento en las distintas remuneraciones de los diputados.

No obstante, los legisladores federales no se redujeron la dieta, lo cual podría ser imitado en el Congreso potosino que tiene en espera el tema de la reducción salarial hasta que se realice un estudio por parte de la Oficialía Mayor.

Mientras eso ocurre, los diputados cobraron con toda oportunidad su primera quincena a finales de septiembre pasado sin que se haya realizado ninguna disminución del 50 por ciento como habían prometido en campaña. Ya se preparan para recibir se segunda quincena desde este viernes, con lo que habrán completado su dieta mensual de 95 mil pesos.

Artículos relacionados:

 

Comments

comments