Imagen tomada de Internet.

Xochiquetzal Rangel

La síndico Alicia Nayeli Vázquez Martínez dio a conocer que el Ayuntamiento interpondrá una denuncia penal contra quien resulte responsable del robo de un micrófono durante la manifestación que se llevó a cabo en el Cabildo el lunes pasado, además una denuncia interna contra el regidor del PRD Eloy Franklin Sarabia, debido a que presuntamente habría grabado la sesión privada en la que se tocaron temas personales de trabajadores que fueron acreedores de una pensión laboral por parte del Municipio.

Precisó que cuentan con un video en el que se ve claramente como una de las manifestantes que acudió a la sesión del lunes 15 de julio agarró uno de los micrófonos utilizados en la sala de Cabildo y lo metió a su bolsa, por lo que procederá a interponer una denuncia penal contra la persona que se ve en la grabación, esperando que el asunto se esclarezca, sin embargo en la denuncia también se podría incluir a quienes hayan dañado una mesa de Palacio Municipal que, dijo, tiene valor histórico.

Respecto a la denuncia ante la Contraloría Interna del Ayuntamiento contra Eloy Franklin, señaló que el tema de grabar una sesión privada ameritaría destitución de su cargo, puesto que no se condujo con la debida secrecía por el tema que se estaba tratando, el cual fue de datos personales a los trabajadores que recibirían una pensión del gobierno municipal, por lo que, además de la investigación en Contraloría, podría turnarse al Congreso del Estado, ya que que el regidor fue electo de forma popular.

“Se puso a grabar la sesión privada, puso su celular en medio y obviamente dos regidoras se dan cuenta y dicen ‘el regidor está grabando una sesión privada’ (…) estábamos tratando el tema de pensiones, que son muy delicados, y voy a interponer una denuncia. Dije (en sesión de Cabildo): ‘quiero que se establezca en el acta que el regidor esta grabando’”, abundó.

Hizo hincapié en que la discusión del tema de pensiones era el último punto del orden del día de la sesión ordinaria, debido a que, por su carácter, forzosamente debía ser privada, por lo cual el regidor Eloy Franklin habría incurrido en una práctica grave.