Antonio González Vázquez

Ayer se cumplieron 245 días de que se reveló públicamente el modus operandi de la Ecuación Corrupta. Siete meses de impunidad que encontraron ayer una cereza más en ese fétido pastel: los resultados de las Cuentas Públicas Municipales 2016 se conocerán hasta después de las elecciones del primero de julio.

Es decir, un año y un mes después de que se enteró la sociedad de cómo, diputados y auditores limpiaban cuenta a alcaldes que soltaban millones y millones en sobornos.

El presidente de la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado, Héctor Mendizábal Pérez salió con el pretexto de que para evitar que se politice el caso de la revisión a las Cuentas 2016, lo mejor será aplazar la publicación del informe una vez terminado el proceso electoral.

Es una auténtica desvergüenza.

A decir del diputado del PAN, “la propuesta o iniciativa que modificó los plazos para presentar las cuentas públicas y también los informes de la auditoría, uno de los objetivos principales es evitar la politización de las cuentas, este es un trabajo meramente técnico y debe mantenerse exclusivamente en el ámbito técnico y no politizarse, si ya lo logramos para las cuentas posteriores, no queremos que las cuentas 2016 se conviertan en un tema político”.

Por supuesto, eso de ninguna manera puede ser pretexto para no dar a conocer de inmediato los resultados de la revisión a los informes 2016 que realizó un despacho externo luego de que explotó el caso de corrupción.

Pero para los políticos eso no importa, lo que les interesa es que la sociedad no se entere cuán corruptos son los alcaldes y diputados que activaron la mafia de la Ecuación Corrupta junto con funcionarios de la Auditoría Superior del Estado.

La propia legislatura rechazó en su momento los informes finales de las Cuentas Públicas Municipales al no existir certeza de que la ASE hubiere hecho un trabajo honesto y profesional.

Ahora, sin embargo, a los diputados no les corre prisa y pretenden aplazar la discusión y votación de esas Cuentas hasta luego del primero de julio.

“Yo no pido lana, pero ellos sí te van a pedir lana, por dejarte limpio, que no debas ni nada, que no tengas ni un pedo, pero me dicen ‘que pase por lo menos el diez por ciento de lo que debe’”. Es una de las frases del diputado Enrique Flores en relación a la limpieza de las cuentas públicas.

Como olvidar tanto cinismo.

Pero los que si quieren que se olvide son los diputados: en realidad no ventilan el informe del despacho externo porque seguramente los alcaldes de todos los partidos saldrán reprobados en el manejo de los recursos públicos.

Eso, a unos meses de las elecciones, no les conviene.

 

Comments

comments