Astrolabio

 

Cuando pensamos en una montaña rusa, nos vienen a la mente palabras como: altura, vértigo, adrenalina, entre otras. Aunque nos den miedo las alturas, aunque nos imponga, nos subimos al juego para sentir esa adrenalina que nos encanta.

Pero, ¿Sabías que hay mucho más detrás? Hoy conocerás qué es lo que realmente provocan las montañas rusas en tu cuerpo.

1.- Acelera tu corazón.

Como bien sabemos, el miedo y la adrenalina provocan que nuestro cuerpo se ponga en alerta. Además, la sensación de salirse del asiento, la velocidad, la inminente caída que nos espera al final de esa subida, provoca que nuestro corazón se acelere; una sensación que buscamos y nos provoca ese “subidón” que a veces necesitamos.

giphy-2

2.- Un arranque brutal.

Varias de las montañas rusas que existen han dejado de empezar con una velocidad más o menos normal, para empezar a hacerlo de forma brusca e inesperada. En menos de 4 segundos nos llevan a más de 150 km/h.

Un inicio brusco que provoca que nuestro cuerpo se vea impulsado hacia atrás en el asiento, y que la piel de nuestro rostro se mueva hacia las orejas.

3.- El peso que aumenta.

Cuando subimos en la montaña rusa por una pendiente para después caer a gran velocidad, sentimos que el peso de la atracción ha aumentado. Algunas personas sienten como si toda su sangre se hubiera estancado en sus pies; además hay una sensación de aplastamiento.

Las montañas rusas hacen que experimentemos una gravedad a  la que no estamos acostumbrados.

giphy-3

4.- Boca abajo.

En la mayoría de las montañas rusas hay bucles y momentos en los que vamos boca abajo, de lado, dando vueltas… Esto nos desorienta y nos provoca la sensación de salirnos del asiento.

Aunque tengas esa sensación, tu cuerpo, gracias a la fuerza centrípeta hace que este se mantenga adherido al asiento; aunque por tu bien, mejor no pruebes a desabrocharte el cinturón.

5.- Cuando tu estómago estalla.

Al ir subiendo por la pendiente y caer, parece que tu estómago va a estallar. Eso es fruto del vértigo y de los cambios bruscos de velocidad. Tu cuerpo recibe un montón de estímulos diferentes que hacen que tus órganos internos también se vean afectados. Es por ello por lo que las personas con riesgo de vómito no deberían subir…

¿Y tú qué más sientes al subir a una montaña rusa?

Leave a Reply

A+