Astrolabio

 

Por: Antonio González Vázquez.

 

Han transcurrido tres semanas desde que la empresa VIGUE suspendió el servicio de recolección y disposición final de la basura en la capital. Desde entonces, han pasado muchas cosas, excepto el diálogo, prevalece la ruptura entre las partes y la alcaldía ya ha empezado incluso a comprar camiones recolectores. Tiene 10 y antes de la concesión había 26 unidades, pero trabajaban todo el día.

La Asociación Nacional de Empresas Ambientales exhortó al presidente Enrique Peña Nieto a exhortar al alcalde Gallardo Juárez a respetar el estado de derecho y el contrato de la concesión. El llamado se extendió además al gobernador Juan Manuel Carreras López. Ni la presidencia ni el gobierno local han intervenido y el problema sigue.

 

La empresa no ha dado un paso atrás en su reclamo de pago de cien millones de pesos que le adeuda el municipio.

 

A la par, el cabildo aprobó la propuesta del alcalde de solicitar al Congreso del Estado la cancelación de la concesión, iniciativa que no apoyaron todos los regidores. Panistas y priístas votaron en contra, excepto uno del PAN. Entre las causales para la anulación, el cabildo expone las siguientes.

“Una afectación al erario municipal por más16 millones de pesos por irregularidades en el pesaje por tonelada de recolección y tratamiento; de ahí que necesitamos que los legisladores locales estudien este caso y si hay también un daño patrimonial al Ayuntamiento. “Esto se descubrió gracias a la revisión que hizo la actual Contraloría del periodo 2013 al 2015”.

“Otro aspecto importante es la falta de cumplimiento del relleno sanitario en tiempo y forma, donde también destaca el cambio de lugar de Santa Rita a San Juanico sin autorización del Congreso del Estado; todo ello está anexado a las pruebas del incumplimiento al contrato”.

 

Mientras tanto, desde el primer día de la suspensión del servicio, se mantiene un programa emergente de recolección de basura que, a decir de la alcaldía, alcanza ya una cobertura del 80 por ciento.

En ese sentido, sabe señalar que en 2008, previo a la concesión del servicio, para cubrir la demanda las 36 unidades debían trabajar en tres turnos, aunque en ese entonces, se generaba menos del 50 por ciento de la basura que se produce hoy.

El ayuntamiento ha adquirido diez camiones recolectores que, se dijo, están en comodato con opción a compra. En ese caso, regidores del Partido Acción Nacional exigen que el alcalde diga cuanto costaron, que esa compra sea transparente.

Gallardo Juárez, confía en que el Congreso del Estado para que tomará la mejor decisión en torno a la solicitud presentada por el Ayuntamiento de San Luis para la cancelación de la concesión a la empresa.

“Yo no me adelanto a nada yo espero que los diputados den su veredicto, que actúen correctamente y tengo la confianza en que el Congreso va a votar favorablemente”, dice.

El edil ha asegurado que no se pretende suplir a la actual concesionaria con otra empresa que preste el servicio, pues afirmó que la obligación es del municipio por lo que será quien de continuidad al servicio de recolección en caso de que el Poder Legislativo favorezca al Ayuntamiento con la cancelación.

Adelanta que con la recolección de la basura  que efectúa el municipio se genera un ahorro de 5 millones de pesos, recurso que se traducirá en obras para la población por lo que remarcó que tiene la seguridad de que los legisladores actuaran para bien de los potosinos.

 

Entre tanto, distintos sectores de la sociedad han solicitado que el ayuntamiento muestre voluntad de ir al dialogo con la empresa antes de continuar adelante con el proceso de cancelación del contrato. Eso mismo solicitaron los diputados a través de Óscar Bautista Villegas quien recomendó al alcalde Gallardo que antes de que la legislatura tome una decisión, mejor avance en la solución del caso vía la negociación con VIGUE.

Leave a Reply

A+