Astrolabio

Por Eduardo Delgado

Acompañada por su hijo, familiares consanguíneos y políticos, María de Jesús Almendarez Prieto, conocida como “Marychuy”, superó este sábado 100 horas encadenada en oficinas de la Oficialía Mayor de Gobierno del Estado. El viernes fue valorada por personal médico porque padece diabetes.

El martes a las 9:15 horas se inmovilizó con una cadena en las oficinas donde despacha el Oficial Mayor, Elías Jesrael Pesina Rodríguez, para exigir su reintegración a la Secretaría de Desarrollo Urbano, Vivienda y Obras Públicas (SEDUVOP), como estableció la Comisión Estatal de Derechos Humanos en su recomendación 03/2017, girada el día anterior.

El mismo día que se instaló en las oficinas ubicadas en la calle de Vicente Guerrero número 833, en la colonia centro, familiares le ayudaron a encadenarse, colocar pancartas con diversas leyendas en los muros y una lona en la fachada de las oficinas.

Cuando requiere pasar al sanitario su hijo toma su lugar encadenado. Asimismo la acompaña durante las noches. Durante el día le hacen compañía hermanas, tíos, sobrinos, cuñados y concuños. En contraparte destaca la ausencia de feministas e incluso de diputadas locales.

Este viernes personal médico de Gobierno del Estado acudió a valorar su salud, pues padece diabetes. Por prescripción médica se toma a diario una pastilla de Invokana, medicamento que le ayuda a contralar los niveles del azúcar y del que el Oficial Mayor le dio una caja.

Durante su estancia ha sido acompañada por personal de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, como observadores, que se ven en la necesidad de turnarse los chalecos con los cuales se distinguen como miembros del organismo.

El viernes, aproximadamente a las 21:25 horas, acudió la delegada del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de Gobierno del Estado en la SEDUVOP, Claudia Martínez Saucedo, con la finalidad de dejar un documento pero no le fue recibido y se retiró sin hacer caso al llamado del periodista de Astrolabio Diario Digital.

 

A+