Angélica Campillo

A un año de haber tomado posesión de su cargo, los diputados del Congreso local han repetido las mismas mañas que los integrantes de la pasada Legislatura, ya que no ha habido un cambio de fondo “y quieren seguir repartiéndose el botín”, aseveró el vocero de la organización civil Ciudadanos Observando, José Guadalupe González Covarrubias.

Al respecto, el activista señaló que “lo que mal inicia, mal acaba”, en relación a que desde el comienzo de la LXII legislatura hubo un diputado que fue reelecto: Óscar Vera Fábregat, quien por cuarta ocasión se desempeña en este cargo pero nunca ha ganado una elección en las urnas: “me parece una aberración que la Ley le permita reelegirse”, fustigó.

Apuntó que el nombramiento de Jesús Conde Mejía como contralor interno del Congreso local, ahora ex funcionario de este organismo, fue “desastroso”, con el historial que le antecede; de igual forma, criticó que Martha Elba Zúñiga haya sido colocada como coordinadora de Finanzas de esta institución, ya que se desempeñó como Oficial Mayor durante la gubernatura de Fernando Toranzo Fernández, y fue señalada por corrupción.

El vocero de Ciudadanos Observando mencionó que los privilegios para unos cuantos diputados se mantuvieron, cuando se prometió que se iban a eliminar, como el caso de los más de 31 mil pesos que se pagan por facturas de gasolina, tanto a Sonia Mendoza como a Edson Quintanar, y a un grupo de empleados del Congreso.

Calificó como “terrible y desastroso” al grupo de diputados de Juntos haremos historia, que decían ser diferentes a todos los anteriores legisladores, sin embargo “resultaron ser igual de voraces, y tienen las mismas mañas”. Refirió que, en el caso de la legisladora de Morena Alejandra Valdés, ha colocado a sus familiares como prestanombres al Congreso, e incluso fue denunciada penalmente por uno de sus asesores que aseguró que le quitaba parte de su sueldo, además de utilizar los vehículos oficiales para cuestiones particulares.

Manifestó que todos los legisladores fallaron en bajarse el sueldo como lo prometió el grupo de Juntos haremos historia, y engañaron a la ciudadanía diciendo que renunciarían al seguro de gastos médicos, ya que los potosinos lo siguen pagando.

Recordó que esta Legislatura casi duplicó la nómina de asesores para meter a sus familiares y llenarlo de aviadores, y a otro tanto como prestanombres, que realmente les permite a los diputados quedarse con ese dinero.

Dijo que los vicios de la Legislatura pasada se siguen manejando, pues la Junta de Coordinación Política es un clan donde se reparten los recursos públicos. Agregó que el Congreso va en retroceso en transparencia, y en ese sentido está el caso del ocultamiento de los pagos a dos asesores que ilegalmente cobraban 68 mil pesos sin contrato y sin ningún fundamento: Guillermo Balderas Reyes y Eduardo González Sierra, que son personas ligadas al diputado Cándido Ochoa, “que ha llenado el Congreso de vividores”.

“Vemos una productividad bajísima, con una gran cantidad de iniciativas caducadas, un nulo combate a la corrupción, con sus contadas excepciones que vemos que sí hay algunos diputados que han estado denunciando las corruptelas, pero la demás parte se quedan callados. No vemos un cambio de fondo, quieren seguirse repartiendo el botín y se niegan a cambiar y lo único que vemos es un Congreso que repite las mismas mañas de la pasada Legislatura”, cerró.