Angélica Campillo

“Hay cosas que no encajan”, advirtió el vocero de la Arquidiócesis de San Luis Potosí, Jesús Priego Rivera, en relación al asesinato del priista Aurelio Gancedo Rodríguez, ocurrido hace una semana; asimismo, consideró que la Fiscalía General del Estado no debe cerrar las demás líneas de investigación.

En rueda de prensa, el sacerdote refirió que hay cabos sueltos en las declaraciones del presunto agresor, quien supuestamente habría golpeando a Aurelio hasta causarle la muerte en la habitación de un hotel, abandonando el cadáver en el sitio, pero, al darse cuenta que se trataba de un personaje de la política, habría regresado por él: “si ya lo habías matado, ¿por qué esa crueldad gratuita? Si ya estaba muerto ¿por qué lo descuartizas?… ¿Por qué lo dejas en bolsas? Hay cosas que no encajan o al menos para la opinión pública”, reiteró.

En ese contexto, señaló que habría que seguir indagando más allá de la cuestión de índole personal, ya que era un político que trabajó en la Fiscalía General de la República y tenía información confidencial privilegiada, por lo que son líneas de investigación que no se pueden descartar: “yo creo que las líneas de investigación tendrían que seguir abiertas por el peso específico del personaje”, dijo.

Mencionó que el fiscal Federico Garza Herrera tiene razón en pedir que no se especule en el caso, “y yo no estoy especulando, estoy diciendo lo que, a mí como lector de los medios, me parece un tanto inconexo”.