Foto tomada de Internet

Incorporan zonas que no pertenecen a la SSM para completar más de 100 mil has.

Incluyen en censo de flora y fauna especies que no hay en el lugar

Por Victoriano Martínez

El Estudio Previo Justificativo para el Establecimiento del Área Natural Protegida de la Sierra de San Miguelito, puesto a Consulta Pública el pasado 29 de enero por parte de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), presenta errores que podrían ser involuntarios o por presiones de actores políticos y mercantiles del estado.

En un planteamiento presentado como parte de la Consulta por parte de la consultora Asesores Socioambientales, Agrícolas y Asociados de México (ASAAM), señalan la omisión de áreas que ya tienen declaratorias de protección y la inclusión de territorio que no pertenece a la Sierra para aparentar mayor superficie protegida y libres dejar espacios a los desarrolladores inmobiliarios.

El planteamiento de la ASAAM, cuyos autores son Pedro Nájera e Irma Esther Montenegro, advierte que el interés de protección a la Sierra de San Miguelito es para garantizar a la ciudad una mayor seguridad hídrica y ambiental y el acceso a un ambiente sano y no solo procurar un acceso al agua, dados los efectos negativos de urbanizar la parte alta y periférica del valle.

“Ya es actualmente un problema tanto la bajada de agua en temporada de lluvias al no infiltrarse al manto freático, el agua de lluvia corre calles abajo arrastrando gente y vehículos, causando accidentes y daños a propiedad privada”, exponen en el documento e incorporan hipervínculos a videos en los que se ven inundaciones en la ciudad con gente y vehículos atrapados.

En el documento enviado a la CONANP mencionan que todos los intentos de conservación y de creación de polígonos de protección para la Sierra de San Miguelito se han visto comprados o coartados por los poderes involucrados en la construcción de esta zona de la ciudad.

Refieren en el documento que los planes de desarrollo urbano que el Cabildo aprobó de manera parcial buscan omitir y olvidar la existencia de áreas protegidas en la capital y en la Sierra, como el caso del Área Natural de Protección al Paisaje y de Recarga (AN-PPRE) y el vaso de la presa de Cañada del Lobo.

“El argumento que se ha estado manejando es la renuencia de los ejidatarios y comuneros propietarios de algunos de estos sitios, sin embargo siempre “olvidan” oportunamente que ya son áreas protegidas desde hace décadas y que sólo se está solicitando que se refuerce ésta protección subiendo de categoría éstas zonas o al menos gran parte de ellas”, explican.

En el documento se señalan siete errores de carácter técnico de precisión y carencia en compilación de datos provenientes del Inegi, del Registro Agrario Nacional y otras fuentes.

Alertan que en el Estudio Previo Justificativo queda evidente que de nuevo el gobierno del Estado, el IPICyT y grupos pseudo ambientales más involucrados en la política y cambios de uso de suelo al servicio de los desarrolladores inmobiliarios que en la conservación estuvieron involucrados en la definición de polígono a proteger en la Sierra de San Miguelito.

“Sólo basta comparar el polígono y el lastre de errores en la definición de lo que en realidad es la Sierra de San Miguelito, esto aunado a las noticias sobre el Gobernador del Estado jactándose de la continuidad en la urbanización de la sierra de San Miguelito20 y la evidente correlación del gobierno municipal con los intereses desarrollistas en el área en cuestión”, indican.

En el documento se incluyen los mapas sobre los que hacen las comparaciones para mostrar que lo único que le hicieron al polígono fue ampliar y ensanchar hacia el sur y hacia el norte, extensiones que no corresponden a la sierra de San Miguelito, sólo para aparentar que se protegerán más de 100 mil hectáreas, pero para dejar libre las superficies que les interesan a los desarrolladores.

Mencionan la inclusión de la Sierra de Carranco (que identifican como “Los Cuates”), que está separada, además de que no corresponde a la sierra de San Miguelito y que no tiene amenaza alguna, así como unos lomeríos al norte del polígono, cerca de la cabecera municipal de Mexquitic de Carmona.

“Esto con el evidente objetivo de no ensanchar el área de protección en su parte más amenazada por cambio de uso de suelo”, señalan al insistir en que “evidentemente fueron incluidos sólo para ajustar las 100,000 has que solicitaba el presidente de la república”.

Como parte de los errores, mencionan que en el Estudio Previo Justificativo pareciera que quienes lo realizaron se perdieron en el camino y trabajaron en la Huasteca, que incluyeron en el inventario de especies de flora y fauna muchas que son de zonas selváticas.

“O quizás por corrupción pues resulta imposible creer que personas profesionales y en sus supuestos cinco sentidos hayan encontrado Martuchas (Potos flavus), Zapotillos (Pouteria glomerata) y Ahuehuetes (Taxodium mucronatum) entre mucha otras especies pertenecientes a zonas templadas y tropicales húmedas que no corresponden en lo absoluto a un bosque árido y rocoso como lo es la sierra de San Miguelito”, mencionan.

Consideran que una falla de este tipo puede ser resultado de una total incompetencia en la identificación de los especímenes muestreados o, por la ausencia total de un estudio de biodiversidad en forma.

“Otra razón sería que los realizadores hayan sido “asesorados” por personas ajenas a su universidad y más bien pertenecientes a los intereses desarrollistas que imperan en diversos actores políticos y mercantiles del estado”, apuntaron.