• “Administraciones gallardistas pagaron 113 mdp a la desconocida Sandra Sánchez Ruiz”
  • Romero Calzada vuelve a vincular a los Gallardo con amenazas a ciudadanos
  • Desfassiux y comerciantes se enfrentan a gritos
  • Acusan a diputada de hacer negocio con ayuntamientos
  • Exigen a Mendizábal que presente las cuentas públicas 2016

Jaime Nava

Nuevamente el diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Luis Romero Calzada, se subió a la tribuna del Congreso del Estado para acusar a Ricardo Gallardo Juárez y a su hijo, Ricardo Gallardo Cardona, de ser los responsables de la inseguridad  y para exigir la presentación de Sandra Sánchez Ruiz la enigmática proveedora de medicamentos que recibió 113 millones de pesos de los ayuntamientos de San Luis Potosí y Soledad de Graciano Sánchez sin que hasta la fecha se conozca su identidad.

La semana pasada, la diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Graciela Gaitán Díaz acusó públicamente a Romero Calzada de ser un “desequilibrado mental” y le pidió que se realizara un examen antidoping. El priísta se practicó los análisis y retó a la perredista a presentar a Sandra Sánchez Ruiz.

“Así como usted me retó, yo la reté a usted a que, hoy primero de marzo, como los potosinos quieren conocer es Sandra Sánchez Ruiz, yo le pregunto a usted, ¿Dónde está Sandra Sánchez Ruiz? quiero conocerla y San Luis Potosí quiere conocer es la persona que desfalcó a por 113 millones de pesos a los potosinos”, dijo Romero Calzada a Graciela Gaitán.

En el recinto legislativo se encontraban integrantes del Frente Unido de Comerciantes quienes también exigieron la presentación de Sandra Sánchez Ruiz y aplaudieron la intervención de Romero Calzada. Junto a los comerciantes se encontraba Fabiola Hernández Calderón, representante de la Asociación Potosina de Purificadores del Agua a quien Romero Calzada le reconoció el valor con el que ha enfrentado a las administraciones gallardistas para no perder el sustento de su familia.

Romero Calzada aseguró contar con pruebas para demostrar que el agua que regalan los ayuntamientos de San Luis Potosí y Soledad carece de tratamiento. “Es increíble cómo tienen las tomas de agua sin medidores. Se roban la misma agua de los potosinos. No pagan el agua ni al Interapas”, afirmó el diputado y prometió dar a conocer los videos que sustentan su dicho.

También, denunció que fueron amenazadas las personas que de la imprenta que se encargaron de la elaboración de los espectaculares que colocó en algunos puntos de la zona metropolitana y en la parte posterior de los camiones urbanos. “Les dijeron que si imprimían una lona más les cerraban sus negocios. Un joven borró una publicación en Facebook que yo repliqué porque lo amenazaron”, aseguró.

Durante la intervención de Romero Calzada, la perredista Graciela Gaitán Díaz se mostró nerviosa y bebía agua constantemente hasta que el diputado Sergio Desfassiux se acercó a hablar con ella. Y, pese a que se esperaba que la diputada subiera a tribuna a responder, fue su compañero quien se encargó de defender a los gallardistas.

El perredista comenzó dirigiendo un mensaje a los miembros del Frente Unido de Comerciantes, quienes minutos antes habían llamado “guajolota” a la legisladora perredista, y les recordó que forman parte de su generación, tuvieron luchas juntos y que tanto ellos como él son “de barrio” por lo que les demandó respetar “las reglas del barrio” y no faltarle el respeto a Graciela Gaitán Díaz.

“¡Saca a tu hijo de Interapas que vive de los impuestos de los potosinos, ¿por qué no cuentas que tu hijo andaba en un carro robado?!, ¡Tienes un hijo ladrón de carros!”, reviraron los comerciantes. A gritos, Desfassiux los llamó: “basuras”, “ratas” y “bola de arrastrados”. Juan Antonio Rodríguez Chessani, líder de los comerciantes, le respondió que, a diferencia de él, ellos nunca han sido los gatos de quienes tienen sumido a San Luis en la sangre.

José Luis Romero Calzada volvió a la tribuna y propuso realizar una manifestación el próximo viernes 9 de marzo para “tomar” la Unidad Administrativa Municipal, sin colores, ni partidos porque, según dijo, el tema es “unirnos para sacar al gallardismo, para sacar a la delincuencia de San Luis Potosí. […] Me sumo a ustedes, que son los líderes, a que vayamos juntos a tomar el palacio, a tomar la Unidad Administrativa […] ¡a sacar a Ricardo Gallardo de la Unidad Administrativa!, ¡vamos juntos!, ¡fuera los Gallardo!”

Enseguida, la diputada de Movimiento Ciudadano, Lucila Nava Piña reprochó a Romero Calzada que utilizara la tribuna del Congreso para “incitar a la ciudadanía a la violencia” en lugar de utilizarla para cumplir con la función de elaborar leyes. Después, y en relación al caso de Sandra Sánchez Ruiz, dijo que, como integrante de la Comisión de Hacienda, no recuerda que el priísta se hubiera acercado para presentar una denuncia por irregularidades en los ayuntamientos.

“Y si existen las pruebas o los elementos de faltas que se hayan cometido yo creo que existen las entidades con facultades para actuar”, manifestó Lucila Nava Piña y el momento fue aprovechado por Graciela Gaitán Díaz para abandonar la sesión. Por tercera vez Romero Calzada pidió la palabra y, luego de asegurar que la violencia la generaron los Gallardo por “robar el dinero y cobrar impuestos de más a los potosinos”. Además, acusó a la diputada de Movimiento Ciudadano de hacer negocio con los ayuntamientos a través de una empresa de su propiedad que ofrece servicios contables.

“Yo he hecho mi trabajo y usted se ha dedicado a hacer negocio, por otro lado, también el trabajo de un legislador es defender al pueblo y por lo que yo veo aquí, usted está defendiendo a los Gallardo y no está defendiendo al pueblo. ¡Felicidades, diputada, al pueblo le queda claro que la diputada Lucila Nava está con el gallardismo!”, le espetó.

Ya entrado en la ronda de señalamientos, Romero Calzada dirigió su mirada hacia el panista y presidente de la Comisión de Vigilancia, Héctor Mendizábal Pérez a quien le exigió que ya no proteja a los Gallardo y presente los análisis de las cuentas públicas del 2016 o, de lo contrario, convocaría a los ciudadanos a tomar sus oficinas.

“Discúlpeme diputado Mendizábal, ya no le van a dar una candidatura los Gallardo, ya dijeron que no, ya también dijeron en el Movimiento Ciudadano que no, ya dijeron los del PT que no, ya no tiene nada que proteger, ¡saque las cuentas! Necesitamos ver el desfalco que traen los Gallardo, si usted no las saca tomaremos sus oficinas”, advirtió a un sorprendido Mendizábal.

Finalmente, el perredista Segio Desfassiux regresó a la tribuna para reconocer que la administración de Ricardo Gallardo cuenta con anomalías; sin embargo, dijo que también el gobierno estatal tiene anomalías. “Todos tenemos cola que nos pisen”, confesó Desfassiux y pidió no confundir a la gente porque los responsables de aplicar las sanciones y quienes “tienen que actuar” son la Procuraduría General de la República y la Fiscalía del Estado “que maneja” el PRI.