14296069931332

Tokyo, Japón (21 de abril).- Una nueva fuga al mar de agua contaminada de radioactividad procedente de la accidentada central nuclear de Fukushima, fue lo que provocó un fallo técnico, según anunció la operadora de la planta, Tokyo Electric Power.

Esta, tuvo su origen en una acumulación de agua de lluvia sobre el techo del reactor número 2 de la central, que tras quedar contaminada por residuos radioactivos fue a parar a los desagües del edificio a los canales que desembocan en el Océano Pacífico. El líquido contenía sustancias emisoras de rayos beta, muy por encima de los límites legales, según los datos difundidos por la operadora. Estos niveles de radioactividad se detectaron desde abril del año pasado, aunque hasta finales de febrero no se hizo público el problema, ni se tomaron medidas para su solución.

Ahora, para frenar esta vía de escape de agua contaminada, se puso en marcha desde el viernes pasado, un sistema de bombeado que dirigía el líquido hasta otras canalizaciones que desembocan en el muelle de la central, separado del Pacífico por un dique. Sin embargo, después de cuatro días en funcionamiento, las ocho bombas que componen este sistema, han dejado de funcionar, provocando que el agua contaminada acumulada “fluya hacia el mar”.

Se desconoce la cantidad de agua que ha llegado al mar y la concentración de sustancias radioactivas que tenía. En estos momentos se investigan las causas del accidente.

El accidente nuclear de marzo de 2011 en Fukushima Daiichi es considerado como el peor desde la tragedia de Chérnobil (Ucrania) en 1986.

Estas emisiones y vertidos radioactivos resultantes, mantienen desplazadas a unas 70.000 personas que vivían junto a la planta, afectando gravemente a la pesca, la agricultura y la ganadería local.

Fuente: El Mundo.

Leave a Reply