Leticia Vaca y Abelardo Medellín

Estudiantes de la Universidad Tangamanga de las carreras de Enfermería y Psicología se manifestaron en el campus Saucito en contra de los aumentos a las cuotas y la cancelación de prácticas que genera también un costo para los alumnos.

Los quejosos bloquearon la avenida Fray Diego de la Magdalena en ambos sentidos, a fin de presionar a las autoridades académicas de dicha universidad.

En ese contexto, uno de los inconformes explicó que para que los alumnos puedan acudir a instituciones de salud a realizar prácticas, se les cobra “el campo clínico”, y aunque éstas fueron canceladas por la contingencia sanitaria de COVID-19, el cobro continuó.

“Siempre nos comentan que aquí lo que más cuesta es el campo clínico pero ahorita no estamos acudiendo a hacer prácticas (…) la intención es llegar a un convenio para que nos descuenten el campo clínico”, señaló.

Asimismo, explicó que desde hace poco más de un mes se presentó una denuncia ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), pero a la fecha no se ha obtenido respuesta; también se solicitaron los descuentos en la institución educativa, pero como respuesta se les dijo que si no cuentan con recurso, se den de baja: “ya muchos se han dado de baja”, refirió.

Actualmente, informó el quejoso, pagan una inscripción de cuatro mil 300 pesos y mensualidades de dos mil 300 pesos.

Los estudiantes llevaban pancartas con frases como: “no más aumentos”, “queremos clases de calidad”, “no a los recargos”, “paguen la deuda que tienen con el IMSS” y “no + injusticias, no + amenazas”.

Además, de acuerdo con un mensaje enviado a medios por integrantes de la manifestación, el aumento que se dio para todas las carreras fue del 40 por ciento, y las licenciaturas que están participando en la huelga del día de hoy son Enfermería, Psicología, Nutrición y Derecho.

Uno de los manifestantes refirió que otra de las razones de esta movilización es la forma como los administrativos de la universidad se dirigen al alumnado cuando cobran las cuotas pues “siempre, las de financiero y personal de la universidad nos amenazan con que nos van a dar de baja, que si no pagamos nos van a dar de baja, algunos compañeros ya se dieron de baja porque por la pandemia no hay dinero y no son empáticos con esa parte”.

Uno de los estudiantes comentó que ya desde hace meses habían intentado hablar con la rectoría de la Universidad Tangamanga sobre los costos excesivos, pero sólo les respondían que “las soluciones deben venir de corporativo ALIAT; los coordinadores, dicen que ellos no pueden solucionar nada, que pasarán las peticiones, pero nunca hacen nada para ayudar a los alumnos”.