Foto tomada de internet

Antonio González Vázquez

El primer evento oficial del presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador en San Luis Potosí, se realizó en la Unidad Deportiva Doctor Fernando Toranzo Fernández en el municipio de Cedral.

El recinto fue inaugurado días antes de concluir su gobierno en septiembre de 2015 y el entonces gobernador cortó el listón de de la obra bautizada con su nombre.

La obra fue de tan mala calidad, que en octubre de ese mismo año los ventarrones derrumbaron el techo de la Unidad Deportiva. Incluso el entonces diputado Alejandro Segovia demandó que se investigara a los responsables de la obra por ser de tan mala calidad.

De hecho, en mayo de 2015 cuando aun no se inauguraba la Unidad, el techo ya se había caído por primera vez.

Quienes planearon el evento del presidente López Obrador lo llevaron a un sitio no solo con el nombre de un priísta sino también de alto riesgo.

Paradójicamente, López Obrador quien tiene como política pública principal de su gobierno el ataque frontal a la corrupción, vino al municipio de Cedral a un lugar que lleva el nombre de uno de los exgobernadores más señalados por la corrupción durante su administración.

Basta recordar que en el gobierno de Toranzo se cerró el caso de la deuda por mil 500 millones de pesos que había contraído su antecesor, Marcelo de los Santos y de cuyo crédito, según la propia Auditoría Superior del Estado, Toranzo habría utilizado irregularmente una parte importante de ese crédito.

Al sexenio de Toranzo se le llegó a conocer como “el gobierno más gris que haya tenido San  Luis Potosí” también fue reconocido como el gobierno que tenía en Cándido Ochoa Rojas a su vicegobernador.

Aunque también Martín Toranzo, hermano del gobernador llegó a denunciar que San Luis era gobernador por un triunvirato: Cándido Ochoa, Roberto Naiff y la doctora María Luisa Ramos.

Destacó el escándalo del uso de aeronaves oficiales a favor de la familia de Toranzo que realizaban viajes a playas y de compras a Estados Unidos. De ello surgió la clásica y escandalosa justificación de Toranzo cuando dijo que “yo también soy humano y tengo derecho a descansar”.

Con eso y más, cerca del fin de su sexenio, el Instituto Potosino del Deporte construyó en Cedral la Unidad Deportiva y sin empacho alguno, Toranzo aceptó que le impusieran su nombre.

Es ahí donde López Obrador realizó su primer acto oficial como presidente de la república en San Luis Potosí.