21

Ciudad de México (18 de Marzo).- Ana Atkins nació en 1788 y creció en la compleja época victoriana, sin embargo sus anhelos jamás se vieron frustrados por su condición femenina o las reglas de una sociedad eminentemente tradicional. Su padre, el científico John George Children, la educó con un profundo amor hacia la ciencia, así que no es de extrañar que desde muy niña sintiera afición por la experimentación.

Uno de sus grandes logros fue la cianotipia, un antiguo procedimiento fotográfico que consistía en crear una imagen en color azul. Uno de sus grandes trabajos fue el ‘British Algae: Cyanotype Impressions’, en donde usó claramente la fotografía para retratar algas con fines científicos. Su labor no se detuvo ahí y continuó retratando otras plantas con gran sorpresa del mundo.

A menudo se piensa que Anna fue la primera mujer en tomar una fotografía, aunque ese mérito lo tiene Constance Talbot. Lo que es innegable es que Anna Atkins mostró una nueva forma de ver la ciencia, sin duda con una mirada mucho más bella y agradable. La científica tomó más de 250 imágenes que fueron exhibidas en el Museo Británico en 1865.

Fuente: Terra