Abelardo Medellín

Con bocinas, desfile y bailarinas, trabajadores de antros y bares se volvieron a manifestar en el Centro Histórico de la ciudad la mañana de este martes 21 de julio para solicitar a las autoridades estatales que sean más claros con las soluciones que se implementarán para apoyar al sector económico que atiende la vida nocturna de la capital.

“¿Qué pedimos?, simplemente trabajar, en condiciones de responsabilidad, cuidando la sana distancia, incluso trabajar en capacidad limitada, pero con la oportunidad de que nuestros trabajadores tengan un ingreso”, dijo en entrevista el vocero de bares, antros y centros nocturnos, Omar Romero Leyva.

El vocero de bares y antros puntualizó que en San Luis Potosí existen entre mil 500 y dos mil trabajadores que dependen de la vida nocturna y son jefes de familia o alguien depende de ellos: “multiplica eso por dos o tres, hablamos de cinco mil personas afectadas de forma indirecta”.

Romero Leyva dijo que la más reciente información de Coparmex apunta a que hay cerca de 250 mil pequeñas y micro empresas afectadas por la crisis sanitaria del COVID-19, lo cual se traduciría en 1.3 millones de personas que han perdido su empleo y de cuatro a cinco millones de personas que han dejado de percibir ingreso en casa; “eso nos lleva a una crisis económica, no tienen que comer las personas, lo que queremos es trabajar”.

Dijo entender que con el regreso al semáforo rojo de riesgo sanitario se han tenido que retomar medidas extremas para controlar la pandemia por coronavirus, pero aseguró que “ya hay restaurantes y gimnasios trabajando con baja ocupación, nosotros tampoco podemos regresar a casa, necesitamos trabajar y es lo que pedimos”.

“Ya llevamos cinco meses sin trabajar y fuimos de los primeros sectores en cerrar cuando comenzó la pandemia […] el tema es muy sencillo, el gobierno está dejando de hacer cosas, no tiene proyectos, no tiene programas, no haya incentivos, en la pasada marcha lo único que ofrecieron fue una despensa y eso es miserable”, concluyó.