Astrolabio

Carlos Rubio

En medio de una multitud de adultos mayores acarreados y la incertidumbre sobre la forma en la que el Gobierno del Estado subsanará las finanzas públicas por la falta de recursos, dio inicio la entrega de licencias de conducir gratuitas en San Luis Potosí, encabezada por el gobernador Ricardo Gallardo Cardona y el presidente municipal, Enrique Galindo Ceballos.

Después de que la iniciativa fuera aprobada de forma exprés por una avasalladora mayoría en el Congreso del Estado —con el Partido Acción Nacional (PAN) incluido—, Gallardo Cardona sostuvo en sus manos la primera licencia de conducir gratuita que se expide en la entidad, de un total de 950 mil contempladas para la primera etapa.

Para inaugurar el programa “Licencias gratis y permanentes”, se llevó a cabo un evento en la oficina recaudadora de la Secretaría de Finanzas localizada en la intersección de avenida Industrias y la calle Topacio.

Además del alcalde de la capital, al evento también asistieron el delegado federal Gabino Morales Mendoza; la presidenta de la mesa directiva del Congreso del Estado, Yolanda Josefina Cepeda Echavarría; el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), José Luis Fernández Martínez; y el secretario de Finanzas, Salvador González Martínez.

Por su parte, Enrique Galindo asumió el compromiso de combatir la corrupción en las áreas de transito municipal, ya que el gobernador ha asegurado que mediante “moches”, los agentes de seguridad vial se han robado más de dos mil millones de pesos de los potosinos.

“Hoy me comprometo con usted y con la ciudadanía, que vamos a combatir profundamente los actos de corrupción de tránsito. Ya tienen ellos indicaciones. La autoridad de vialidad en la ciudad será para generar vialidad, será para facilitar la conducción”, expresó el alcalde.

Enseguida, el mandatario estatal repitió su acostumbrado discurso sobre cómo se subsanarán las finanzas del Gobierno:

“Muchos no querían y decían que porque el Gobierno del Estado iba a dejar de recibir 400 o 500 millones de pesos, pero de qué servían que entraran 400 o 500 millones al Gobierno, si de todos modos se los robaban, si de todos modos lo gastaban en sueldos. Hoy con los ahorros que tenemos, ya no ocupamos ese ingreso”.

La semana pasada durante la sesión del Congreso, el diputado Fernández Martínez mencionó la posibilidad de “tapar” el hueco financiero mediante la nómina estatal, comentario que empata con las denuncias de Bernardina Lara Argüelles, secretaria general del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado (SUTSGE), sobre el despido injustificado de empleados de diversas secretarías.

Poco ha abonado al debate la Secretaría de Finanzas, ya que su titular se limitó a ofrecer un escueto análisis a los diputados, en donde únicamente asegura que la gratuidad de las licencias no representa un impacto presupuestal negativo para el Estado, pero no especifica por qué y cuánto será el recurso que el Gobierno podrá ahorrar derivado de diversas acciones.

Ricardo Gallardo criticó que, en los sexenios pasados, cada gobernador cambiaba las placas y licencias para imponer los colores de su partido político; paradójicamente, con su nuevo decreto, él ha impuesto licencias permanentes, por lo que un potosino podría portar por siempre en su cartera el color verde que identifica al Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Después del evento, comenzó la entrega de licencias para las personas que arribaron a formarse a la oficina desde las cinco de la mañana.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
A+