Eduardo Delgado

El arzobispo Jesús Carlos Cabrero Romero consideró que el sujeto que profanó la Basílica del Santuario de Guadalupe no amerita el exorcismo y que el incidente debe ser asumido por las autoridades como un llamado de atención para resguardar la vida de los potosinos.

Entrevistado este sábado en la casa parroquial de la Basílica del Santuario de Guadalupe, donde se celebró “El Día del Laico”, dijo estar enterado de que “está muy delicado” una de las personas lesionadas por el hombre que irrumpió de manera violenta en el templo.

A pesar de que el individuo golpeó tanto a fieles como a encargados del templo y además se desnudó debajo de la imagen de la Virgen de Guadalupe, como se observa en el video propagado a través de redes sociales, descartó que deba ser exorcizado. “El exorcismo debemos de hacérnoslos nosotros y quitarnos la pereza”, acotó.

Para las autoridades estatales y municipales, advirtió, lo sucedido “es un foco rojo” y por ende debe enfocarse en todo lo que implica “la logística para resguardar el bienestar de las personas que sanamente realizan su vida. Algo tenemos que hacer”, señaló.

Interrogado acerca de lo declarado por el sacerdote Juan Jesús Priego Rivera, vocero de la Iglesia, en el sentido de que el profanador no debe quedar impune porque absolverlo sería como concederles permiso a otros para hacer lo mismo, difirió:

“Está bien el parecer del padre, pero debemos tener más elementos para dar un juicio. Creo que tenemos que esperar para mirar cual es en realidad el motivo de su actuar”, dijo en alusión al agresor.

Cabrero Romero dijo que “debemos agradecer” que la situación “no paso a más” y “tomar en cuenta que (el agresor) es una persona en estado inconsciente, irresponsable, en el que la misma sociedad lo ha venido impulsando”.

“Esto -insistió- es una advertencia para que todos, padres de familia y nosotros que tenemos responsabilidad, hagamos algo más, porque esto es enserio y ya se nos vino dentro de la sociedad potosina”, advirtió.