Rocío Elizabeth Cervantes Salgado, titular de la ASE / Foto tomada de internet

Leticia Vaca

La Auditoría Superior del Estado (ASE) detectó irregularidades por 63 millones 991 mil 982 pesos en la cuenta pública de 2018 de la Secretaría de Salud, entre las cuales se encuentran las compras irregulares que “fueron dadas a conocer en medios de comunicación”, indicó Rocío Elizabeth Cervantes Salgado, titular de este órgano fiscalizador.

En reunión con los diputados integrantes de la Comisión de Vigilancia, Cervantes Salgado aseguró que, al no encontrar los domicilios de algunos de los proveedores, se dio cuenta a la Secretaría de Hacienda y se solicitó información al SAT sobre las empresas señaladas por corrupción.

“Los proveedores que están siendo señalados a nivel mediático nosotros ya lo teníamos observado en el informe de auditoría (…) estamos en la espera de que nos presente (la Secretaría de Salud) el desahogo, porque a la fecha no están desahogadas”.

En cuanto a la auditoría que solicitaron los integrantes de la Comisión de Vigilancia de los ejercicios fiscales de 2018, 2019 y 2020 de la Secretaría de Salud, la titular de la ASE aclaró que de 2018 ya se tienen datos de prueba, del 2019 “vamos a tener como base todos estos incidentes para poder ampliar nuestras pruebas y que van a ser ahorita todas las situaciones que vamos a estar revisando en el desarrollo de la auditoría de 2019, todo esto va a ser base para ampliar nuestro selectivo y poder dar cuenta de lo que se nos está solicitando”.

Sin embargo, precisó que la ley todavía no les da la facultad para realizar una auditoría del ejercicio fiscal de 2020, a menos de que se trate de “algo extraordinario para poder dar inicio (…) todo este proceso de auditoría lo tenemos que cuidar mucho precisamente para evitar que desde un inicio no se cumpla con las formas legales y evitar así un amparo del ente que se va auditar, porque es una auditoría extraordinaria”.